Presons: escorcolls integrals virtuals PDF  | Imprimir |  E-mail
diumenge, 06 gener de 2008
Redacció │ Barcelona

Image

Para combatir el alarmante incremento de teléfonos móviles introducidos de contrabando en prisión, el gobierno del Reino Unido ha decidido instalar un escáner BOSS II (Body Orifice Security Scanner) en cada una de sus cárceles. A continuación más detalles de esta escatológica historia y del invento.

Hasta 400 teléfonos móviles han sido incautados en las carceles inglesas en el último año. Esa es la razón de que hayan decidido instalar este antiestético asiento llamado BOSS II a pesar de que cada uno cuesta 9000€. Gracias a sus tres sensores puede detectar objetos metálicos tan pequeños como un alfiler o una tarjeta SIM en el interior de un individuo.

Parece ser que los móviles son introducidos a menudo dentro de la cárcel (y previamente en otro sitio) con el fin de mantener el contacto con los narcotraficantes en el exterior, intimidar a testigos y en general, hacer fechorías.

La metodología es la siguiente: cuando el preso se sienta en el BOSS II y el escáner emite una alerta, el recluso es sometido a una segunda exploración con un escáner de mano. Si aún así el tipo niega que, salvo un corazón de hierro, haya cualquier objeto de metal dentro de él, es trasladado a la unidad de segregación y bueno, para qué contar lo que ocurre allí con lo desagradable que resulta imaginarlo…

< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici arrow Funció pública i Seg. laboral arrow Presons: escorcolls integrals virtuals
Go to top of page