El jutge imputa per homicidi el mosso que va matar un home que patia d'esquizofrènia PDF  | Imprimir |  E-mail
divendres, 04 maig de 2007
Redacció │ Barcelona

El mosso d'esquadra que ahir va matar un malalt esquizofrènic a Malgrat de Mar ha quedat lliure després de declarar durant gairebé tres hores als jutjats d'Arenys (Maresme). El jutge l'ha imputat per homicidi i lesions, però ni el fiscal ni la família han demanat que es prenguin mesures cautelars contra ell. L'advocat de la família ha dit que no prendran cap decisió mentre no s'acabin les diligències. El conseller Saura ha defensat l'actuació del mosso i ha dit que va actuar en defensa pròpia.

Llegeix l'Auto del cas a l'article

JUZGADO DE PRIMERA
INSTANCIA E INSTRUCCIÓN
NUMERO UNO


ARENYS DE MAR

PROCEDIMIENTO: DILIGENCIAS PREVIAS 379-07
SUMARIO 2-07

AUTO DE TRANSFORMACIÓN A SUMARIO

En Arenys de Mar a 4 de mayo de 2007.

HECHOS

PRIMERO.- En fecha 3 de mayo de 2007, en virtud de llamada telefónica diligenciada por el Ilmo. Secretario Judicial se ha dictado auto de incoación de diligencias previas acordándose “2º.- Procédasa a efectuar el levantamiento del cadaver por la comisión judicial y a la inspección ocular del lugar de los hechos, procediendo a la gravación audiovisual y toma de fotografías de los vestígios que pudieran hayarse y cítese a los testigos presenciales de los hechos para tomarles declaración en este Juzgado. 3º.- Procédase a practicar autopsia del finado e informe médico forense de las lesiones de la persona herida.”.

SEGUNDO.- El mismo día 3 de mayo de 2007 se ha practicado la inspección ocular y el levantamiento de cadaver, acordándose la citación de la totalidad de los testigos presenciales a partir de las 16:00 horas del mismo día. Por Providencia de la misma fecha se acordó recabar testimonio y copia de las diligencias previas abiertas en este Juzgado, en el Juzgado número seis de éste Partido Judicial, y en el Juzgado de lo Penal en los que constan antecedentes penales, así como el expediente personal del agente autor de los disparos. Habiéndose recabado la transcripción de las llamadas efectuadas en relación con la intervención de los agentes de los Mossos de Escuadra.

TERCERO. Se han practicado las siguientes diligencias:

    1. Acta de levantamiento del cadaver, efectuando filmación audiovisual de los vestigios y reportaje fotográfico. (f., 4 a 13, tomo I). 2. Testimonio del Procedimiento de Internamiento Urgente 119/2007, (f., 22 a 27). 3. Copia de las diligencias previas 266/2007 seguidas ante el Juzgado de Instrucción número 6, contra A. Aroca Carretero, por conducción temeraria y atentado (f., 29 a 103, tomo I). 4. Copia de las diligencias previas 1599-2006 seguidas ante el Juzgado de Instrucción número 6 , contra A. Aroca Carretero por lesiones (f., 104 a 205, tomo I). 5. Copia de las Diligencias Indeterminadas, num. 55 -2006, seguidas en el Juzgado de Instrucción núm. 6 , (f., 205 a 206, tomo I), dando cuenta del traslado al Hospital de Mataro de A. Aroca Carretero el 25.05.2006. 6. Testimonio de la ejecutoria registrada con número 395-2004, seguidas ante el Juzgado de lo Penal nº Uno de Arenys de Mar, en virtud de sentencia condenatoria firme dictada contra A. Aroca Carretero, por delito de lesiones, (f., 210 a 288, tomo I). 7. Testimonio de la ejecutoria registrada con número 288-2003, seguidas ante el Juzgado de lo Penal nº Uno de Arenys de Mar, en virtud de sentencia condenatoria firme dictada contra A. Aroca Carretero, por delito de lesiones, (f., 288 a 510, tomo I). 8. Testimonio del Sumario 1/2007 seguido en éste Juzgado contra A. Aroca Carretero por tentativa de asesinato, (f., 511 a 611, tomo II). 9. Testimonio de las diligencias previas por atentado y lesiones en el ámbito familiar seguidas contra A. Aroca Carretero registradas con el num. 283-2007, habiéndose dictado auto de continuación del procedimiento contra el citado ( f., 612 a 699 tomo II). 10. Informe sobre el expediente personal del agente de los Mossos de Escuadra num. 10636 (f., 700). 11. Declaración testifical de Jóse Maria Aguilar Campeny, (f., 701 a 704, tomo II). 12. Declaración testifical de Daniel Cantero Garrido, (f., 705 a 709, tomo II). 13. Declaración testifical de Cristian Dodony Ciratusa, (f., 710 a 711, tomo II). 14. Declaración testifical de Pedro Lanau Fuster, (f., 712 a 714, tomo II).. 15. Declaración testifical de Pilar Castilla Domingo, (f., 715 a 716). 16. Declaración del Mossos de Escuadra con número 12411 (f., 717 a 719). 17. Declaración del Mossos de Escuadra con número 5465 (f., 723 a 725). 18. Declaración del Mosso de Escuadra con número 7589 (f., 726 a 729, tomo II). 19. Unión a la causa de las transcripciones de las llamadas relacionadas con la actuación de los Mossos de Escuadra (f., 730 a 779). 20. Declaración testifical del agente de los Mossos de Escuadra con número 12 573 (f., 780 a 781, tomo II). 21. Declaración testifical del agente de los Mossos de Escuadra (f., 782 a 785, tomo II). 22. Copia del protocolo de intervención en caso de traslados involuntarios, (f., 786 a 803, tomo II). 23. Declaración del Sargento de los Mossos de Escuadra 2784.(f., 804 a 807 tomo II). 24. Declaración del agente de los Mossos de Escuadra 6957. (f., 808 a 811 tomo II). 25. Declaración del Caporal de los Mossos de Escuadra 5009, (f., 813 a 818, tomo II). 26. Declaración del Agente de los Mossos de Escuadra 12.245, (f., 819 a 821, tomo II). 27. Protocolo en caso de ingresos involuntarios (f., 8822 a 840, tomo II). 28. Expediente personal del imputado (f., 850 a 860, tomo II). 29. Declaración testifical de Carmen Carretero Lopez, madre del finado, (f., 861 a 865, tomo II). 30. Declaración como imputado (f., 866 a 873, tomo II).


FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- El artículo 757 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal establece que “Sin perjuicio de lo establecido para los procesos especiales, el procedimiento regulado en este Título se aplicará al enjuiciamiento de los delitos castigados con pena privativa de libertad no superior a nueve años, o bien con cualesquiera otras penas de distinta naturaleza bien sean únicas, conjuntas o alternativas, cualquiera que sea su cuantía o duración”.

El artículo 760 de la LECRIM, establece que “Iniciado un proceso de acuerdo con las normas de este Título, en cuanto aparezca que el hecho no se halla comprendido en alguno de los supuestos del art. 757, se continuará conforme a las disposiciones generales de esta Ley, sin retroceder en el procedimiento más que en el caso de que resulte necesario practicar diligencias o realizar actuaciones con arreglo a dichos preceptos legales.”

SEGUNDO.- Queda acreditado, en este momento procesal, y sin perjuicio de las diligencias que puedan practicarse, y se encuentran pendientes, - sustancialmente práctica de autopsia por dos médicos forenses, informe geoespacial de la zona inspeccionada, informe de balística, declaración de imputado, unión a la causa del certificado de antecedentes penales, ofrecimiento de acciones, informe de lesiones de Juan Aroca-, por las declaraciones de los diversos testigos que han depuesto durante la instrucción de la causa, los testimonios obrantes en autos, las transcripciones de las conversaciones efectuadas, informes obrantes en autos:

Que Antonio Aroca Carretero, nacido el día 17 de noviembre de 1973 en Sabadell, hijo de Juan y de Carmen, con DNI 34.759.406, con domicilio en Turo d´En Dent, num. 6 de Malgrat de Mar. Había sido condenado ejecutoriamente como autor de delito de robo con fuerza en las cosas por sentencia de 9.12.2002 por el Juzgado de lo Penal de Sabadell nº 1; condenado ejecutoriamente por el Juzgado de lo penal numero uno de Arenys de Mar, en virtud de Sentencia dictada el 15.09.2003, como autor de un delito de lesiones; condenado ejecutoriamente por el Juzgado de lo penal nº 1 de Sabadell, en virtud de Sentencia dictada el 27.01.2004, por delito de atentado contra la autoridad, sus agentes o funcionarios; condenado ejecutoriamente por delito de lesiones, en virtud de sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal num. Uno de Arenys de Mar en fecha 11.06.2004; condenado ejecutoriamente por sentencia dictada el 7.03.2005, por delito de conducción bajo el influjo de bebidas alcoholicas, por el Juzgado de lo Penal nº 3 de Sabadell; condenado ejecutoriamente por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción num. 3 de Arenys de Mar por delito de lesiones; (f., 77 a 79). Tenía abiertas diversas causas por delito en los Juzgados de Arenys de Mar, encontrándose procesado por delito de tentativa de asesinato en el Sumario 1/2007 seguido en éste Juzgado (f., 512 a 611); imputado por delito de atentado y lesiones en el marco de las diligencias previas seguidas con el num. 283-2007 convertidas a procedimiento abreviado 7/2007, (f., 612 a 699); imputado en Diligencias Previas 266/2007 seguidas en el Juzgado de Instrucción num. 6 de Arenys de Mar por delito de conducción temeraria y atentado, (f., 29 a 118); imputado por delito de lesiones en las Diligencias Previas 1113/2006 seguidas en el Juzgado de Instrucción num. 5 de este Partido Judicial, (f., 119 a 204); diagnosticado de esquizofrenia paranoide, agravada por consumo de toxicos (f., 23), lo cual conllevó que en fecha 24.05.2005 fuera trasladado mediante ambulancia, con asistencia de los Mossos de Escuadra a la Unidad de Psiquiatria del Hospital de Mataro, (f., 206). Presentaba descontrol por su enfermedad en fecha 30.04.2007, al rechazar la medicación, lo cual suscitó que el padre y la madre se personaran en el Juzgado de Guardia el día 30.04.2007 manifestando el descontrol que sufría su hijo, adjuntando informe médico, (f., 22). Su presencia suscitó que dicho Juzgado de Guardia, de modo inmediato, remitiera oficio al Cap de Malgrat de Mar y a los Mossos de Escuadra de Pineda de Mar, al objeto de que trasladaran a Antonio Aroca Carretero a la Unidad de Psiquiatría del Hospital de Mataro, (f., 26 diligencia de constancia), constando por diligencia de la Secretaria Judicial de fecha 30.04.2007, que había sido dado de alta, por la Unidad de Psiquiatría del Hospital de Mataro, “por no ser preciso su internamiento” ,(f., 27 diligencia de constancia de la Secretaria Judicial).

A las 22:14:34 horas del día 2.05.2007 Juan Aroca, padre de Antonio Aroca Carretero, llamó a los Mossos de Escuadra, manifestando que su hijo Antonio Aroca tenía esquizofrenia y estaba sacando el vehículo (f., 731, tomo II). A las 23:34:14 horas vuelve a llamar el padre a los Mossos de Escuadra manifestando telefónicamente que les tenía amenazados a todos, insultándoles y maltratándoles a todos, manifestando que el lunes habían rechazado el internamiento, temiendo que pudiera matar a alguien, (f., 736, tomo II). A las 22:38:03 la Sala llama al Caporal diciendo que envian dos patrullas porque la situación muy peligrosa. A las 22:42:56 desde los Mossos de Escuadra se llama al Servicio de Emergencias Médicas y a las 23:02:09 la Sala de Cordinación de los Mossos de Escuadra llaman al O61 para solicitar una ambulancia medicalizada. Posteriormente a las 23:16:56 horas se produce una conversación entre la Sala de Cordinación y el jefe de turno en que eéste le manifiesta que si no decretaba el médico el ingreso hospitalario no podía hacer nada pues debían respetar el protocolo, (f., 746).

Posteriormente se presentan en el lugar los agentes que forman la patrulla veler 400 – TIPs 6957 y 5009 - y otra patrulla con indicativo marina 430, - TIPs 11866 y 12411-, y dos ambulancias, integradas Jose Maria Aguilar Campeny, Daniel Cantero Garrido, Cristian Dodony Ciratusa, el médico Pedro Lanau Fuster, y la enfermera Pilar Castilla Domingo. En ese momento según las coincidentes declaraciones de los testigos presenciales, el médico intentó hablar con Antonio Aroca para convencerlo de que debía tomar la medicación, presentando A. Aroca Carretero una personalidad muy agresiva “ con un discurso belicoso”, “estaba desquiciado”, según palabras del médico, manifestándole el padre a dicho facultativo, Sr. Pedro Lanau que su hijo se encontraba desquiciado, (f., 712). Antonio Aroca se encontraba recogiendo objetos personales diciendo que se marchaba de casa, el caporal 5009, encontrándose de paisano, intento mediar con Antonio Aroca, y viendo la imposibilidad el médico, dió instrucciones para que fuera contenido por los Mossos de Escuadra a los efectos de ser sedado, y trasladado (f., 712, declaración del Sr. Lanau y f., 702 declaración del Sr. Jose Maria Aguilar). Al escuchar la posibilidad de traslado A. Aroca manifestó que antes de llevárselo se colgaría de la barandilla, (declar. Caporal 5009), mientras se organizaba por los Mossos de Escuadra el modo de proceder y la distribución de las funciones para efectuar la reducción, - el caporal de los Mossos de Escuadra 5009 llamó al Sargento 2784 para comentar el modo de actuación. El padre indicó que tuvieran los agentes cuidado porque llevaba un cuchillo en el bolsillo, (declar. Caporal 5009). Antonio Aroca aprovechó para marcharse hacia el domicilio, diriguiéndose a la parte trasera, y adentrándose en la zona boscosa. Ante dicha situación y valorados los riesgos, y ante las propias manifestaciones del padre de Antonio Aroca, se decidió no acudir a buscarlo, extremos estos que resultan de las declaraciones de todos los testigos que han depuesto, relejándose tal realidad en la llamada gravada a las 00:01:12 (f., 750). De mutuo acuerdo con el padre se decide por los agentes de los Mossos de Escuadra desinchar las ruedas del vehículo Nisan Micra blanco, a los efectos de que no pudiera marcharse con el mismo en caso de que volviera, o cuanto menos, se lograría que mientras hinchara las ruedas con un compresor existente en la vivienda le diera tiempo a avisar a los Mossos de Escuadra para que volvieran al domicilio, (decl. del agente 5465 – folio 723-, caporal 5009). Así lo declararon los facultativos que fueron testigos de los hechos.

Tras abandonar el lugar, se efectuan sucesivos pasadas por el domicilio para verificar si había llegado A. Aroca.

La primera patrulla que llega es la patrulla marina 430, compuesta por los agentes TIPS 11866 y 12411, posteriormente llegó el Marina 4 Veler , compuesta por los agentes de los Mossos de Escuadra TIPS 5009 y 6957, indicando el caporal 5009 que se pusieran las armillas, colocándoselas tambíen el caporal, y mientras esparaban a que llegara el 061, el Sargento 2784 acudió al unisono juntamente con dos ambulancias, una de ellas medicalizada del SEM y la otra normal, aparcando a cierta distancia del Micra en cuyo enterior se encontraba A.Aroca. El dispositivo H-300 aparcó en las inmediaciones integrándose por el sargento 2784 y agente 5465, posteriormente llega el dispositivo 410 formado por los TIPS 10636 y 12573, y luego el dispositivo M-2040 de paisano integrada por dos agentes, el 7589 y otro. Tras verificar la imposibilidad de negociar, se decide proceder a la contención. Al ver que se acercan los agentes y facultativos, A. Aroca se metió hacia dentro y cerró la puerta, (decl. Caporal 5009). En ese momento el Caporal 5009 acompañado de los agentes 12411, 11.866, 10636, se dirigieron hacia el interior de la vivienda, acompañados por el padre que les dejo acceder a la misma, para comprobar al lugar donde se encontraba A. Aroca. Entonces A. Aroca salió muy deprisa del parking tras dar una patada en la puerta, portando un casco blanco en la cabeza y llevando un pico en la mano, lo cual provocó que los agentes que estaban fuera marcharan apresuradamente del lugar, situandose A. Aroca con el perro pastor aleman al lado. Antonio Aroca azuzaba al perro, posteriormente el agente de paisano 7589 fue acometido por el pastor aleman, intentando sacarse al animal de encima con la linterna que portaba, cayendo de espaldas procediendo A. Aroca a levantar el pico para golpear al agente caído, (f., 710, declaración de Cristian Dodony, entre otras), momento en el que varios agentes, entre los que se encontraba el agente 10636 cargaron sus pistolas, gritando “suelta el pico, suelta el pico”, gritando en ese momento el Caporal 5009 “fuego cruzado, fuego cruzado”. Al oir eso A. Aroca se giró y lejos de deponer su actitud, salió corriendo con el pico levantado asido con la mano derecha dirigiéndose contra el agente 10636 que estaba a unos cuatro metros de A. Aroca, y continuaba blandiendo la pistola marca “Wlather” P-99 y nº de serie FAB 0022, (f., 4). A. Aroca empezó a correr “ciego” como un “camicace” (f., 711 declac. Cristian Dodony), “desbordado” (f., 727, decl. agente 7589), gritando, “ a mi no me vais a llevar os llevaré por delante”, y a pesar de que varios agentes de los Mossos de Escuadra manifestaron “tira el pico, tira el pico”, A. Aroca seguía corriendo hacia el agente 10636, no cesando en su acometimiento pese a que el agente continuaba esgrimiendo su pistola reglamentaria, y le repetia constantemente “tira el pico, tira el pico”. La persecución duró ocho o diez metros, y cuando estaba A. Aroca a metro, metro y medio, del agente 10636, estando este en peligro inminente de muerte, dada la contundencia del pico que A. Aroca esgrimía en lo alto, y la facilidad con que lo manejaba, disparo un tiro, dándose la vuelta y continuando la huida. Sin embargo dada la situación de ventaja al correr en bajada A. Aroca, y no deteniéndole ni tan siquiera el primer disparo, cuando ya alcanzaba al agente 10636, no pudiendo este huir, pues dejaba desprotegido a las personas que integraban el equipo facultativo, en concreto ponía en peligro la vida de Jose Maria Aguilar, (f., 703 y 704). No teniendo otra posibilidad de defensa, y habiendo agotado todos los recursos de huida, - pues corria de espalda y A. Aroca pico en alto y casco puesto corria hacia el- , el agente 10636 disparó cuatro tiros, contra A. Aroca, encontrándose detras del agente Jose Maria Aguilar, cayendo el pico que portaba Antonio a los pies de Jose Maria Aguilar, quien lo desplazo por inercia. De nada sirvieron los apercibimientos verbales reiterados, ni el primer disparo, ni que los agentes presentes exhibieran sus armas. Como consecuencia de los disparos murió practicamente en el acto A. Aroca Carretero, quien recibió cuatro impactos con orificio de entrada y salida, (vease inspección ocular del cadaver, f., 1 a 10). Siendo clarificador, de la actuación del agente, que uno de los proyectiles impactase justo en la mano que sostenía el pico, atravesando el mástil del mismo, (f., 1 a 10).

Un proyectil impactó por debajo del ombligo del padre de A. Aroca, Juan Aroca, a quien los Mossos de Escuadra le habían dicho, mientras se acercaban al garaje, que no saliera del domicilio, no pudiendo percatarse el agente 10636 de que el mismo se colocaba en la trayectoria vertical a unos veinte metros de distancia de su hijo. Dichos disparos se produjeron sobre las 5:56 horas de la mañana, pues consta que el aviso a la Sala de Cordinación se produce a las 5:56:48 horas (f., 767).

Ciertamente la necesariedad de la reacción por parte del agente de los Mossos de Escuadra 10636, y la inevitabilidad del resultado, tanto la muerte de A. Aroca como la herida causada a su padre –al situarse en la vertical del lugar donde se encontaba su hijo, sin que el agente lo pudiera esperar-, fue puesta de manifiesto por todos los testigos presenciales que han declarado, en este sentido:

a) El médico que asistia Sr. Pedro Fuster manifestó (f., 714 tomo II): “la única salida que tenía el Mosso de Escuadra era disparar, la verdad es que todos se lo hemos agradecido”.

b) El componente de la ambulancia, Sr. Jose Maria Campeny Aguilar manifesto (f., 704, tomo II): “el agente 10636 no pudo hacer otra cosa para evitar la agresión”, habiéndole manifestado Jose Maria al agente “gracias porque me has salvado la vida”, (f., 704, tomo II).

c) El agente 7589 que cayó al suelo, manifestó refiriéndose al momento en que A. Aroca tenía el pico en alto haciendo el movimiento de impulso para golpearle y a la actuación de su compañero el agente 10636 que desvio la atención de A. Aroca que “me lo hubiera clavado no tengo ninguna duda”, indicando que dicho agente “me salvo la vida”, (f., 727).

d) El agente 5465 manifestó que “el agente 10636 no tenía opción, no podía tirar más hacia atras porque tenia un barranco, previamente le dijo tiralo, tiralo y Antonio no tiro el pico” (f., 725, tomo II)

e) El agente 12411 manifestó refiriéndose al agente 10636 que “ corrió hacia atras hizo un disparo en el suelo, ..., el agente no pudo tener una actuación distinta”, (f., 719 Tomo II).

f) El agente 11866 manifestó “vi el disparo al suelo”, “estoy convencido que era lo único que podia hacer”.

g) El agente 2758 indicó que “ no pudo hacer nada mas, estaba arrinconado”. h) El Caporal 5009 manifesto que “lo único que podía hacer es tirarse por el barranquillo”.

TERCERO.- Los hechos anteriormente descritos, en este momento procesal, son constitutivos de un delito de homicidio doloso previsto en el artículo 138 del Código Penal y delito de lesiones por imprudencia, previsto en los articulos 152 del mismo texto legal, si bien esta por verificarse la gravedad mayor o menor de la imprudencia. Ahora bien, se aprecia ya en este momento procesal con nitidez datos objetivos que determinen la posible concurrencia de la eximente completa de legitima defensa pues ciertamente existió una agresión ilegitima, previa a una actuación defensiva, un exclusivo ánimo defensivo, plasmado en un medio racional de defensa, pues el agente no tenía otra opción para frenar la agresión, sin que hubiera existido provocación alguna por parte de dicho agente, (art. 20.4º del Código Penal). No debe olvidarse la peligrosidad de A. Aroca y la pluralidad de condenas y causas abiertas por delitos contra la vida e integridad fisica.

Del mismo modo es pausible, ya en este momento procesal, sin perjuicio que su apreciación proceda en un momento posterior, la concurrencia de los requisitos de la eximente de cumplimiento del deber, (art. 20.7º del Codigo Penal), pues se trata de la actuación de un agente de la autoridad, que tiene no sólo la facultad, sino también el deber de actuar en el ejercicio de su cargo, utilizando -si resultan necesarios- medios violentos, e incluso las armas reglamentariamente asignadas, en su misión de garantizar el orden jurídico y de servir a la paz colectiva "con la decisión necesaria y sin demora cuando de ello depende evitar un daño grave, inmediato e irreparable", pero al mismo tiempo "rigiéndose por los principios de congruencia, oportunidad y proporcionalidad", como dice el apartado c) del Artículo Quinto, apartado 2, de la L.O. 2/86, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado EDL 1986/9720 (dictada en cumplimiento del artículo 104.2 de la Constitución EDL 1978/3879 ), al regular las "Relaciones con la comunidad", y cuyo apartado d) concreta que "solamente deberán utilizar las armas en situaciones en que exista un riesgo racionalmente grave para su vida, su integridad física o la de terceras personas, o en aquellas circunstancias que puedan suponer un grave riesgo para la seguridad ciudadana y de conformidad con los principios a que se refiere el apartado anterior".

Todo ello, y en concreto la actuación del agente 10636, respondió al mandato del artículo 104 CE EDL 1978/3879 y se halla inspirado en las líneas marcadas por la "Declaración de la Policía", hecha por el Consejo de Europa de 8-5-79, y por el "Código de conducta para funcionarios encargados de hacer cumplir la Ley", aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 17-12-79. Conforme a tales normas y directrices, en estos casos, para la aplicación de la eximente de cumplimiento del deber es necesario que concurran los requisitos siguientes:

1º) Que el sujeto activo sea una autoridad o funcionario público autorizado por las disposiciones correspondientes a hacer uso de medios violentos en el ejercicio de los deberes de su cargo. Y en este sentido se cumplieron escrupulosamente los protocolos de actuación establecidos para los internamientos no voluntarios.

2º) Que el posible delito se haya producido en el ejercicio de las funciones del cargo correspondiente, habiendo sido requerido el agente 10636 para que acudiera en auxilio del equipo medico que intervenia, encontrandose de servicio.

3º) Que para el cumplimiento del deber concreto en cuyo ámbito se está desarrollando su actividad le sea necesario hacer uso de la violencia (necesidad en abstracto), porque, sin tal violencia, no le fuera posible cumplir con la obligación que en ese momento le incumbe. Siendo patente la necesidad del empleo de la violencia para preservar su vida y la del equipo medico que intervenía en el dispositivo activado.

4º) Que la violencia concreta utilizada sea la menor posible para la finalidad pretendida, esto es, por un lado, que se utilice el medio menos peligroso y, por otro, que ese medio se use del modo menos lesivo posible, todo ello medido con criterios de orden relativo, es decir, teniendo en cuenta las circunstancias concretas del caso, entre ellas las posibilidades de actuación de que dispusiere el agente de la autoridad (necesidad en concreto).

5º) Proporcionalidad de la violencia utilizada en relación con la situación que origina la intervención de la fuerza pública, requisito este que se ha evidenciado por las declaraciones testificales practicadas.

CUARTO. El delito de homicidio tipificado en el artículo 138 del Código Penal, aparece castigado con pena que excede de los nueve años de privación de libertad, y por tanto que excede del marco indicado en el art. 757 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, procede por ello, de conformidad con lo dispuesto en el art. 760 de la misma Ley, continuar el presente procedimiento conforme a las disposiciones generales de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, sin retroceder en el procedimiento más que en el caso de que resulte necesario practicar diligencias o realizar actuaciones con arreglo a dichos preceptos legales, dando cuenta de la incoación al Ilmo. Presidente de la Sección Octava de Barcelona, de conformidad con el artículo 308 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

DISPONGO

ACUERDO ACOMODAR LA TRAMITACIÓN DEL PRESENTE PROCEDIMIENTO a los trámites del procedimiento ordinario para determinados delitos, debiendo darse cuenta de la formación al Ilmo. Presidente de la Sección Octava de Barcelona en el plazo de dos días.

Recibase declaración tan pronto como sea posible, a Juan Aroca, y realícese informe de sus lesiones por dos medicos forense por dos médicos forenses.

Librese oficio a la unidad de balistica para que remita informe de trayectorias, y a la policia cientifica para que aporte plano geoespacial de indicios.

Remitanse al Instituto Nacional de Toxicología los vestigios hayados en la autopsia para su examen.

Unase a la causa el certificado de antecedentes penales del agente 10636 y certificado de su expediente personal.

Notifíquese este Auto a las partes y al MINISTERIO FISCAL, haciéndoles saber los recursos que caben contra el mismo.

Así lo dispone manda y firma: Don PABLO COLOMINA CEREZO, Magistrado-Juez Titular de este Juzgado, por este Auto contra el que podrá interponerse recurso de reforma en el plazo de tres días a contar desde la notificación. Doy fe.

< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici arrow Funció pública i Seg. laboral arrow El jutge imputa per homicidi el mosso que va matar un home que patia d'esquizofrènia
Go to top of page