El fin del boca a boca PDF  | Imprimir |  E-mail
divendres, 16 març de 2007
El País

ImageAplicar el boca a boca a un enfermo al que le ha dado un ataque al corazón no sólo no ayuda, sino que puede ser perjudicial. Así lo asegura un estudio realizado por el Hospital Universitario Surugadai Nihon en Tokio (Japón), cuyas conclusiones publica la revista británica The Lancet.

La investigación revela que las posibilidades de sobrevivir a un paro cardiaco fuera de un hospital son mayores y con menos secuelas si la persona que realiza los primeros auxilios lleva a cabo la resucitación cardiaca a través de la presión rítmica sobre el pecho sin aplicar el boca a boca respiratorio.

Todos los estudios sobre paros cardiacos que se producen fuera de los centros sanitarios han mostrado que la posibilidad de supervivencia de los pacientes es superior en los casos en los que alguien observó el colapso y en los que el corazón se encontraba en condiciones de ser devuelto a su ritmo normal por sanitarios gracias a un desfibrilador.

Los investigadores compararon los resultados de 4.000 pacientes adultos que pasaron por una resucitación cardiaca con y sin respiración boca a boca realizada por transeúntes en un estudio observacional. En un 72% de casos, los testigos no hicieron nada, salvo alertaron a los servicios de emergencias, un 18% se decantó por el boca a boca y el masaje y en un 11% solo se les practicó el masaje cardíaco.

De estos últimos, más de la mitad de los afectados se recuperaron sin secuelas. Así, en su estudio, los investigadores descubrieron que el porcentaje de pacientes que sobrevivían con un progreso neurológico favorable era del 22% si alguien que observara el colapso administraba la resucitación torácica sin practicar la respiración boca a boca.

Cambio en los protocolos de actuación

Sin embargo, la progresión neurológica positiva se reducía a la mitad, hasta un porcentaje de 10,2, cuando además de recibir las presiones en el pecho, los pacientes recibían la resucitación respiratoria del boca a boca. Los autores concluyen que el mejor método en casos de paro cardiaco en adultos asistidos por transeúntes fuera de las instalaciones hospitalarias podría ser la reanimación torácica sin la aplicación de la respiración boca a boca.

Así, este descubrimiento cambiará los protocolos que actualmente se enseñan en todo el mundo, pues se ha demostrado que la interrupción del masaje cardíaco para reanimar al paciente tiene un impacto más negativo que continuar con la reanimación sobre el pecho.

< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici arrow Funció pública i Seg. laboral arrow El fin del boca a boca
Go to top of page