Condenan al cónsul de Guinea Bissau por negarse a hacer la prueba de alcoholemia PDF  | Imprimir |  E-mail
divendres, 28 maig de 2004
El portador de inmunidad diplomática se encuentra fuera de la jurisdicción criminal y civil del Estado huésped, y por lo tanto no responde ante la ley de ese país teoricamente.

En cualquier caso, si incurren en conductas irregulares, pueden ser temporalmente detenidos para ser deportados y juzgados en su propia nación de origen, según dispone la Convención de Viena, en la que se amparan los diplomáticos del mundo.

AGENCIAS

Barcelona. -- La Audiencia de Barcelona ha confirmado la condena al cónsul honorífico de Guinea Bissau por una falta contra el orden público tras negarse a realizar la prueba de alcoholemia durante un control de tráfico.

El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Barcelona condenó, en sentencia de 7 de agosto de 2003, a Ramon Palou Godall como autor de una falta contra el orden pública al pago de una multa de 720 euros, pero el acusado interpuso un recurso alegando que no se habían aportado pruebas incriminatorias suficientes. El tribunal ha rechazado el recurso señalando que el testimonio de los dos agentes de los Mossos d’Esquadra que realizaban el control de tráfico ha merecido la credibilidad de la juez de instancia.

Según la Audiencia, "el hecho de que el denunciado sea cónsul honorífico de Guinea Bissau en nada empaña la condena dictada contra él por falta de respeto y consideración a agentes de la autoridad, pues su comportamiento y las frases proferidas a éstos cuando fue requerido para someterse al control de alcoholemia, constituyen una conducta antijurídica que se subsume en la falta contra el orden público sin que su conducta pueda quedar amparada en el convenio internacional citado".
< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici
Go to top of page