Antonio Alonso: Una apuesta por la legalidad en los asuntos de Interior PDF  | Imprimir |  E-mail
diumenge, 18 abril de 2004
El Mundo │ Madrid

José Antonio Alonso Suárez no esperaba ser nombrado ministro de Seguridad, antes Interior, pero tampoco le ha extrañado. "Son muchas conversaciones durante mucho tiempo", dice este juez amable y lleno de entusiasmo por su nueva tarea. "José Luis Rodríguez Zapatero me conoce bien y yo sabía que ese destino le rondaba por la cabeza".

¿Qué busca con su nombramiento el futuro presidente del Gobierno? "Es una apuesta por garantizar el sentido de la legalidad en los asuntos de ese Ministerio", responde el elegido, al que no le asusta el encargo y sólo lamenta el impacto que ser responsable de Seguridad va a tener en su familia.


Hasta su llegada al Consejo General del Poder Judicial en julio de 2001, era magistrado de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid y responsable, entre otras resoluciones, de la sentencia del caso Urbanor, que absolvió a los empresarios Alberto Cortina y Alberto Alcocer de una monumental estafa luego castigada por el Tribunal Supremo, que revocó la absolución.


Más allá del resultado del proceso, la mención a este caso está relacionada con una de las características que destacan de Alonso sus colegas de la Audiencia madrileña: un ejercicio profesional al margen de ideologías. "Es un juez de izquierdas que si tiene que condenar a un poderoso, no le tiembla el pulso, pero si lo tiene que absolver, tampoco", dice uno de sus compañeros.


Hasta entonces se había dedicado a estudiar, a superar las oposiciones a Judicatura y a acometer sus primeros destinos con la ilusión de quien se hizo juez "con una cierta idea romántica", según explica. "Cuando acabé la carrera, tenía claro que este país iba a cambiar mucho y que había un ámbito de servicio público que debía vigorizarse por el efecto de la Constitución. Yo quería contribuir a eso".

Fue de los pocos candidatos socialistas que creía con sinceridad en el triunfo del PSOE. Dos semanas antes de los comicios, pronosticó que habría un 'efecto ZP'. "Percibo en la calle que la gente tiene ganas de cambio", declaró.


La oferta para que abandonara la toga por la política se la hizo el secretario general del PSOE antes de las pasadas Navidades.El sí no fue automático. Alonso necesitó bastante tiempo de reflexión antes de dar el paso hacia un mundo "que me apetecía, pero que va a revolucionar mi vida y la de mi familia". Por el momento, no se ha afiliado al partido. "Es que para un juez ése es otro paso cualitativo importante", afirma.

Promesas del PSOE en Seguridad

- Reforma del sistema policial español. Creación de un mando único. Modernización. Refuerzo de las facultades de los alcaldes (Juntas Locales de Seguridad). Definición de las funciones de los policías locales como policía de proximidad.

- Políticas preventivas contra la inseguridad y la delincuencia: acciones transversales en las áreas de la educación, el ocio y la cultura, el deporte, el apoyo y promoción de la familia, el asociacionismo juvenil, la integración de colectivos inmigrantes.

- Establecer el DNI electrónico y la tarjeta única de identificación. Establecer en el plazo de 4 años un sistema de carné de conducir por puntos.

- Elaboración, con rango de Ley, de un Código de Deontología Profesional aplicable a los servicios privados de seguridad.

- Revisar el Plan de Construcción de Centros Penitenciarios y de renovación de los existentes.
Garantizar que los bienes decomisados del tráfico de drogas se deriven para luchar eficazmente contra dicho tráfico. Potenciar los servicios policiales y del Ministerio Fiscal dedicados a ello.

- Creación de un verdadero Servicio Público de Protección Civil, orientado al estudio y la prevención de las situaciones de riesgo colectivo o catástrofe.



Entrevista completa al nuevo Ministro

MADRID.- José Antonio Alonso Suárez (León, 1960) no esperaba ser nombrado ministro de Seguridad, antes Interior, pero tampoco le ha extrañado. "Son muchas conversaciones durante mucho tiempo", dice este juez amable y lleno de entusiasmo por su nueva tarea. "José Luis Rodríguez Zapatero me conoce bien y yo sabía que ese destino le rondaba por la cabeza".

¿Qué busca con su nombramiento el futuro presidente del Gobierno? "Es una apuesta por garantizar el sentido de la legalidad en los asuntos de ese Ministerio", responde el elegido, al que no le asusta el encargo y sólo lamenta el impacto que ser responsable de Seguridad va a tener en su familia.

Casado y padre de un hijo al que adora ("lo mejor que a uno le puede pasar en la vida", dice), Alonso es un hombre afectivo cuya sensibilidad no se ha visto erosionada por los muchos años de dedicación a la dura jurisdicción penal y a los conflictos sociales.

Juez desde hace 19 años, ejerció en Torrelavega, Santoña, Pamplona, Las Palmas de Gran Canaria y Madrid.

Hasta su llegada al Consejo General del Poder Judicial en julio de 2001, era magistrado de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid y responsable, entre otras resoluciones, de la sentencia del caso Urbanor, que absolvió a los empresarios Alberto Cortina y Alberto Alcocer de una monumental estafa luego castigada por el Tribunal Supremo, que revocó la absolución.

Más allá del resultado del proceso, la mención a este caso está relacionada con una de las características que destacan de Alonso sus colegas de la Audiencia madrileña: un ejercicio profesional al margen de ideologías. "Es un juez de izquierdas que si tiene que condenar a un poderoso, no le tiembla el pulso, pero si lo tiene que absolver, tampoco", dice uno de sus compañeros.

De todos los puestos judiciales que ha ocupado, recuerda con especial cariño el Juzgado de lo Social de Las Palmas. Para un joven leonés acostumbrado a entornos cerrados, el clima, el estilo de vida y la multiculturalidad de las islas afortunadas le abrió los ojos.

Hasta entonces se había dedicado a estudiar, a superar las oposiciones a Judicatura y a acometer sus primeros destinos con la ilusión de quien se hizo juez "con una cierta idea romántica", según explica. "Cuando acabé la carrera, tenía claro que este país iba a cambiar mucho y que había un ámbito de servicio público que debía vigorizarse por el efecto de la Constitución. Yo quería contribuir a eso".

Alonso estudió codo a codo con Rodríguez Zapatero desde la escuela primaria y hasta la Universidad. Ambos pertenecen a la primera promoción de la Facultad de Derecho de León. Claro que no sólo estudiaban. Privilegiados vecinos de una tierra recorrida por hermosos ríos, Alonso acompañaba a Rodríguez Zapatero a pescar. "El pescaba truchas. Yo no, sólo me las comía", asegura divertido.

De esa época es su afición a la filosofía y, en particular, a los ensayos políticos. Debido a la campaña electoral -en la que confiesa haberse divertido enormemente-, dejó interrumpida la lectura de unos ensayos de Isaías Berlin. Fue de los pocos candidatos socialistas que creía con sinceridad en el triunfo del PSOE.Dos semanas antes de los comicios, pronosticó que habría un 'efecto ZP'. "Percibo en la calle que la gente tiene ganas de cambio", declaró.

La oferta para que abandonara la toga por la política se la hizo el secretario general del PSOE antes de las pasadas Navidades.El sí no fue automático. Alonso necesitó bastante tiempo de reflexión antes de dar el paso hacia un mundo "que me apetecía, pero que va a revolucionar mi vida y la de mi familia". Por el momento, no se ha afiliado al partido. "Es que para un juez ése es otro paso cualitativo importante", afirma.
< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici
Go to top of page