Madrid rinde homenaje a los héroes anónimos del 11-M PDF  | Imprimir |  E-mail
dijous, 25 març de 2004
En una tribuna instalada ante la fachada de la sede de la Presidencia regional, en la Real Casa de Correos, donde se había
desplegado una enorme lona en la que se leía 'Gracias a todos' se ubicaron miembros de la Policía Local, Policía Nacional, Guardia
Civil, Bomberos, Protección Civil, Samur, Emergencias Madrid y demás colectivos que atendieron a los heridos y sus familiares tras la barbarie terrorista. Tras el tañer de las campanas en el reloj de la Puerta del Sol que anunciaban las doce del mediodía, se escucharon los acordes del himno nacional y, a continuación, el periodista Carlos Herrera, que también fue objetivo de un intento de atentado terrorista, dio lectura a un comunicado en el que se elogiaba la labor ciudadana. La orquesta de la Comunidad de Madrid entonó seguidamente el 'Requiem Aeternam' de Mozart en medio de un silencio sepulcral, expresión de dolor y respeto.

"LA VIDA SE DETUVO EN MADRID"
Durante el acto de homenaje se proyectó un video que mostraba el despertar de la ciudad el 11-M. "La vida se detuvo en Madrid y estalló en mil pedazos", explicaba una 'voz en off' que aludía a todas las personas que viajaban en los trenes con destino a Atocha con "problemas, libertades y sueños rotos muy pronto por la mañana".

Entonces, el sonido de las sirenas volvió a recorrer la plaza y a recordar aquellos fatídicos momentos. Asimismo, el narrador de las imágenes subrayaba que "Madrid se paró de golpe, pero sólo por un momento, y comenzó a reaccionar con coraje y valentía, como la suma de todos los corazones, ante un hecho
trágico que se escapa a la realidad". "Madrid dejó de ser cruces de caminos para convertirse en ejemplo de ciudadanía y humanidad", destacaba la voz que ponía el colofón a las imágenes. Durante los cinco minutos que duró la proyección, en la que se mostraban algunas de las imágenes repetidas en los últimos días, se
elogió la labor de los hombres y mujeres de los servicios de emergencias que "fueron más allá del deber para situarse más cerca de las personas" y, de inmediato, "ejecutaron una partitura nunca antes ensayada, una sinfonía ejecutada por unos maestros que funcionaban con un único latido".

Finalmente, la voz de la grabación sentenciaba: "Nunca matarán nuestra libertad, nunca matarán Madrid. Gracias por estar ahí, gracias a todos". A continuación, Aguirre y Gallardón, junto con los alcaldes de las localidades en las que residían algunas de las víctimas (Alcalá de Henares, Coslada, Torrejón de Ardoz, San Fernando de Henares), entregaron los ochenta "motivos de agradecimiento" a los
distintos cuerpos y servicios que intervinieron en ayuda de las
víctimas.

Más de 6.000 funcionarios y empleados y casi 1.300 vehículos de los distintos servicios del Ayuntamiento de Madrid intervinieron en las diferentes tareas que fue necesario realizar en la ciudad como consecuencia de los atentados del 11 de marzo.

Estas cifras aparecen en el balance de actuación de los servicios municipales que fue presentado hoy por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y su concejal de Seguridad, Pedro Calvo, en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento.

Ruiz-Gallardón, que calificó de "escalofriante" el relato de la actuación de los servicios municipales que hizo Calvo, "porque nos lleva otra vez a todos a la memoria lo que ocurrió" aquel día, reiteró su "felicitación a los profesionales" y su "agradecimiento a los voluntarios" que actuaron tras los atentados y destacó el trabajo desempeñado por Calvo y por la concejala de Empleo, Ana Botella. Calvo, que inició su relato con el primer aviso recibido por la Policía Municipal, procedente de la sala del 112, a las 7.40 horas del jueves 11 de marzo, afirmó que "los madrileños se pueden sentir muy orgullosos de los servicios de emergencias que tienen".

Fueron en total 2.488 policías, 215 sanitarios del SAMUR, 259 bomberos, 150 psicólogos y 120 operarios de limpieza, además de otros 383 trabajadores de servicios sociales, 540 de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios y 2.012 de la EMT que reforzaron líneas de autobuses en el corredor de la línea de Cercanías
suspendida. A todos ellos hay que añadir el personal del Polideportivo Daoíz y Velarde que atendió a los heridos en el primer hospital de campaña instalado allí, los de Parques y Jardines que intervinieron en la estación de El Pozo junto a la que estaban trabajando, los del departamento de Control de la Edificación y cerca de 400 voluntarios que actuaron con SAMUR y Bomberos. La Policía Municipal puso en servicio 942 vehículos, el SAMUR 119, los Bomberos 38, la Funeraria 150 y Limpieza 46. El concejal de Seguridad informó de que la Policía Municipal escoltó a las UVI móviles, a los vehículos que llevaron la sangre de
donantes a los hospitales y a los sanitarios que se desplazaron a los distintos lugares. Entre las medidas especiales de tráfico, la Policía Municipal se encargó del aislamiento de las zonas del atentado y estableció un dispositivo en las vías de evacuación de los heridos.

Desde que se habilitaron los dependencias de IFEMA para acoger a las víctimas mortales, la Policía Municipal canalizó y coordinó desde los exteriores del pabellón la llegada de familiares, autoridades y personal de juzgados. Las circunstancias obligaron, por otra parte, a reforzar la vigilancia en otras estaciones, como las del Norte y Chamartín, y en el aeropuerto de Barajas, indicó Calvo.

Respecto al SAMUR, atendió a 388 heridos y realizó 349 traslados; destacó personal en todos los hospitales para verificar la filiación de los heridos y elaborar la lista de heridos; y prestó apoyo psicológico a los familiares de las víctimas, a los que acompañó durante todo el proceso de identificación.

Los servicios del Cuerpo de Bomberos rescataron a 541 personas con vida y a 178 fallecidas, en andenes, vías y trenes, y los trasladaron a los puestos sanitarios. Otros de sus cometidos fueron el saneamiento de los elementos de
construcción que amenazaban con caer sobre el andén de la estación de El Pozo, y de las fachadas de los edificios adyacentes a las zonas de los atentados. Igualmente fueron activadas todas las instalaciones de los servicios funerarios, los tanatorios de la M-30 y el tanatorio Sur, así como las del cementerio de La Almudena. Se efectuaron 30 inhumaciones, 34 incineraciones, 41 traslados
por otras funerarias, 30 traslados fuera de Madrid, 39 repatriaciones en avión y 37 traslados al cementerio.

La Concejalía de Empleo y Servicios al Ciudadano movilizó a un millar de personas entre trabajadores sociales (260), psicólogos (150), educadores (60), mediadores interculturales (35), auxiliares de servicios sociales (20), informáticos y administrativos (28) y voluntarios (460), entre otros. También gestionó plazas de alojamiento en coordinación con el Patronato Municipal de Turismo para la atención de familiares de damnificados.

Los diez centros municipales que permanecieron abiertos a disposición de los familiares de las víctimas durante el primer fin de semana atendieron a 133 personas.

El Departamento de Control de la Edificación de la Gerencia Municipal de Urbanismo detectó daños en 120 viviendas, desde rotura de cristales y descuadre de carpinterías y persianas hasta daños en balcones y terrazas, en suelos y paredes y pequeñas fisuras.
< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici arrow Funció pública i Seg. laboral arrow Madrid rinde homenaje a los héroes anónimos del 11-M
Go to top of page