Consideran accidente laboral la baja de una ertzaina que denunció acoso PDF  | Imprimir |  E-mail
dijous, 07 setembre de 2006
El Correo Digital

La dirección de la Seguridad Social de Vizcaya ha reconocido como accidente de trabajo la baja por depresión sufrida por una ertzaina de la Unidad de Policía Científica (UPC) que denunció a su superior por un supuesto acoso laboral. El caso del presunto 'mobbing' está siendo investigado por la unidad de Asuntos Internos de la Ertzaintza.

Los hechos denunciados se remontan a los primeros meses de 2005, cuando la agente, jefa de sección dentro del área de Policía Científica, apoyó a una subordinada que pidió que le abonasen los gastos de transporte hasta el centro de trabajo. El máximo responsable de la unidad de la Ertzaintza comenzó entonces a tomar decisiones que afectaban a la demandante sin consultarle. La agente que había solicitado la ayuda para el transporte fue destituida y enviada a otro puesto de trabajo. Al mismo tiempo, a la denunciante se le pidió un listado completo de sus horarios y se le controlaba semanalmente en qué empleaba su tiempo «con una minuciosidad excesiva», añade el escrito remitido a la Seguridad Social. Asimismo, su superior le ordenó que transfiriese parte sus tareas a otra persona.

Días más tarde, varios compañeros de la ertzaina se le acercaron para decirle que sentían que hubiese sido cesada en su cargo. En ese momento no se le había notificado ningún cambio de rango. Ella cogió una baja por trastornos de ansiedad. Durante el periodo en que se encontraba enferma, fue cuando se le comunicó que dejaba de ser responsable de la sección.

La ertzaina estuvo cinco meses de baja por causa de la depresión. y luego pidió a la dirección de la Seguridad Social que reconociese que su trastorno tenía su origen en la situación de estrés vivida en su puesto de trabajo. En su resolución, el instituto recuerda que los especialistas médicos que han examinado a la agente han encontrado «datos objetivos de su condición de presión laboral y una sintomatología congruente con un cuadro de estrés». La decisión añade que, a la hora de establecer el origen de su enfermedad, no se ha identificado «ninguna causa distinta que el trabajo y su entorno» laboral.

A raíz de estos hechos, la denunciante y varios de sus compañeros, que también habían cogido la baja a raíz de supuesto acoso al que les sometía su superior, presentaron una denuncia contra su mando. En marzo de este año, la viceconsejería de Seguridad puso en marcha un procedimiento disciplinaria para determinar los hechos. El comisario denunciado, sin embargo, ya había sido apartado de su puesto y destinado como jefe de una comisaría en Alava. Su cambio de destino se produjo después de que la sección de genética de la Policía Científica que el dirigía quedase paralizada durante más de dos meses por un error informático. Al mismo tiempo, en el almacén de las pruebas se produjo una inundación que afectó al material allí guardado.

«Grave problema»

El sindicato de la Ertzaintza Erne, al que pertenece la denunciante, anunció ayer que exigirá «responsabilidades patrimoniales y penales» por este tipo de acciones, con el objetivo de perseguir «a todos los que causen acoso laboral» contra los trabajadores de la Policía vasca. La central denunció también que el 'mobbing' es cada vez más habitual en el cuerpo por lo que es urgente «tomar medidas ante el grave problema».

< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici
Go to top of page