El ojo, un nuevo detector de terroristas en los aeropuertos PDF  | Imprimir |  E-mail
dilluns, 21 agost de 2006
El Clarín │ Paula Lugones

ImageTras los atentados del 11 de setiembre comenzó a utilizarse el reconocimiento de iris para identificar a los pasajeros. Aseguran que el método es mucho más seguro y preciso que el de las huellas digitales. "Mire fijamente a la cámara, sin pestañear." Click. En apenas un segundo, una computadora comparará sus ojos con millones de otros ojos y anunciará su veredicto: usted es un terrorista, un delincuente internacional, un inmigrante ilegal o un simple pasajero que acaba de descender de un avión.

No es un juego. Los atentados del 11 de setiembre pusieron en alerta total a los expertos en seguridad en aeropuertos y desde entonces viven desvelados por exprimir al máximo las nuevas tecnologías para combatir el terror o los visitantes indeseados. La respuesta la encontraron muy cerca de sus narices: rápido y sencillo, el sistema de reconocimiento del iris (la parte coloreada del ojo) comienza hoy a expandirse por importantes aeropuertos de Europa, Estados Unidos y Canadá como uno de los métodos mas innovadores y seguros de chequeo de identidad de pasajeros.

Image

Ni el mismísmo James Bond lo hubiera soñado. El sofisticado "chiche" que solía verse en sus películas de los años 80 ya funciona a pleno en el aeropuerto Schiphol de Amsterdam y el de Francfort, en Alemania. En Estados Unidos, está instalado en Charlotte, en Carolina del Norte, y está pensada su implementación para fin de año en el John Fitzgerald Kennedy de Nueva York y el Washington Dulles. Catorce aeropuertos internacionales canadienses también analizan adoptar el sistema.

"Elegimos la tecnología basada en el iris por su seguridad y su confiabilidad y también porque es un método que no tiene contacto físico con el usuario", dijo Pieter Verboom, presidente de la empresa que opera el aeropuerto de Schiphol.

El reconocimiento de iris es considerado por los expertos como el más preciso método de identificación (de un sólo factor) que se ha desarrollado hasta ahora. Permite que las personas confirmen su identidad de manera rápida y segura.

Los pasajeros deben ingresar a una cabina donde está el equipo especial. Una cámara digital controlada por computadora retrata el ojo y, casi instantáneamente determina la identidad del individuo comparando las características únicas de su iris con un banco de datos, donde la persona previamente había dejado información.

Otras formas de identificación biométrica (basadas en características físicas del usuario) son las huellas digitales, el escaneo de la palma de mano o del rostro. Pero los expertos coinciden en que el reconocimiento del iris es el método que otorga mayor exactitud porque el iris mantiene sus características intactas con el paso del tiempo, no puede ser cortado, quemado o destruido como las huellas digitales y no puede variar demasiado como un rostro, factible de sufrir fluctuaciones por la edad, cirugías o cambio de peso. Un dato clave: el iris provee 226 puntos de referencia, comparado con alrededor de 44 puntos que tiene, por ejemplo, una huella digital.

"El potencial del reconocimiento del iris es enorme", explica Bill Voltmer, presidente de Iridian Technologies, una empresa dedicada a la biometría. "El iris no puede ser perdido, robado u olvidado".

Melanie Gordon, portavoz de Biometric Group de Nueva York, comenta que, hasta hace poco, los equipos biométricos eran más una fantasía de Hollywood que no se aplicaba demasiado en la realidad. "Algunas instalaciones nucleares y la CIA habían comenzado recientemente a usar la palma de la mano y el iris para proteger materiales ultrasecretos o controlar ciertos accesos. Pero los hechos del 11 de setiembre han aumentado la demanda de equipos biométricos. Ahora el interés se ha trasladado al sector público. Los aeropuertos en Estados Unidos han comenzado a utilizarlos o estudian su implementación".

En el británico Heathrow, el aeropuerto más transitado del mundo, el método está en período de prueba desde febrero. A 2.000 pasajeros que frecuentemente viajan desde EE.UU. a Londres en British Airways o Virgin se les solicitó que registren sus iris en el banco de datos y, de esa manera, obtuvieron el beneficio de no mostrar pasaporte cuando desembarcan: un click en su ojo y, si no hay problemas, la barrera se abre en segundos.

El problema que se plantea para que este sistema sea realmente efectivo en la lucha contra el terrorismo es que se necesitará bastante tiempo para que exista un banco de datos universal. Además, muchos plantean dudas sobre el destino de la información recolectada. En un país como Gran Bretaña, por ejemplo, donde los habitantes no poseen ni siquiera un Documento Nacional de Identidad, el método levanta algunos interrogantes.

Simon Davies, profesor de la London School of Economics y director de la organización Privacy International, señala a Clarín que "el problema en cualquier identificación biométrica es que la información puede ser tomada en el futuro por el gobierno con algún propósito de ''interés público''. Los ciudadanos tendrán muy poco que decir o hacer luego de que hayan dado la información al estado." Y concluyó: "La identificación biométrica es peligrosa para la privacidad y los derechos humanos. Nunca debe permitirse que caiga en manos del gobierno"

El científico que inventó la fórmula matemática para "leer" la información que se desprende del iris —John Daugman, profesor de la Universidad de Cambridge— prefiere no entrar en disputas y explica uno de sus más famosos logros: la identificación de la chica afgana de 12 años y ojos esmeralda que fue tapa de la revista National Geographic en 1984 y que fue descubierta hace pocos meses por el mismo fotógrafo que la retrató 18 años atrás. El algoritmo inventado por Daugman permitió establecer que los ojos de esa mujer envejecida eran iguales a los de la de chica de la tapa de 1984.

Si la mayoría de los aeropuertos internacionales siguen la tendencia y comienzan a implantar la tecnología de identificación del iris, pronto todos los pasajeros deberán registrar sus ojos en un banco de datos. Será el único pasaporte necesario para cruzar las fronteras. ¿Servirá para detener a los terroristas? Los expertos aseguran que sí, pero quizás a largo plazo.

< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici
Go to top of page