Unitat de Transports Públics: detienen en dos meses a 100 ladrones en trenes y metros PDF  | Imprimir |  E-mail
divendres, 06 gener de 2006
La Vanguardia │ Óscar Muñoz

Cien detenidos en dos meses y muy pocos reincidentes. Éste es el resultado más destacado de los dos primeros meses de actividad de la unidad de transporte público (UTP) de los Mossos d´Esquadra. Barcelona cuenta, por primera vez, con un grupo policial especializado en la prevención y reacción contra el delito que actúa básicamente en el metro y el tren. Cerca del 90% de los hechos ocurridos en las redes de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) y Renfe-Cercanías - el 88,2% en el primero y el 86,3% en los dos otros dos- son hurtos y las detenciones pertenecen también de manera apabullante a esta categoría, ya sea como falta (si el valor de la sustracción es inferior a 400 euros) o delito (si supera esta cifra).

La UTP consta de 30 agentes que desarrollan dos tipos de funciones. Una, la atención ciudadana en la comisaría del metro, en la estación de la plaza Catalunya, en la que se recibe todo tipo de denuncias, haya sucedido o no dentro de las instalaciones del metro o de las otras empresas ferroviarias. La segunda tarea es la que lleva a cabo el grupo operativo -de paisano- que se despliega por la red - únicamente dentro del término municipal de Barcelona- para vigilarla, actuar e investigar. Además de los efectivos de la UTP, en las estaciones y trenes patrullan agentes de las comisarías de distrito, que suelen ir de uniforme.

"Ambos son necesarios para ocuparse de la seguridad y el orden", destaca la subinspectora Marta Fernández, que está al frente de la UTP. Un primer análisis de los resultados obtenidos en noviembre y diciembre confirma que la labor de este grupo especializado comienza a recoger frutos. El primer mes, sólo en el metro, los Mossos instruyeron 851 hurtos (736 faltas y 115 delitos). El segundo -hasta el día 30- la cifra bajó a 637 (561 faltas y 76 delitos), descenso muy positivo ya que en diciembre el número de hurtos suele dispararse.

A los delincuentes les gusta actuar en las zonas comerciales aprovechando las grandes aglomeraciones que se dan durante las campañas de Navidad y Reyes. Y el transporte público es uno de los territo rios donde los cacos se mueven con más comodidad. Su modus operandi es muy variado. La subinspectora pone tres ejemplos muy comunes en Barcelona, sobre todo en las estaciones y trayectos más transitados. Una persona deja caer monedas al suelo fingiendo que el hecho ha sido fortuito. "Hay quien cae en la trampa y ayuda a recogerlas -relata Fernández- y entonces, otra persona, por detrás, aprovecha para quitarle la cartera o el bolso".

Un segundo truco es el del tapón. Un individuo finge tropezar y el que viene topa con él y cae. Un compinche del primero aparece detrás y se lleva lo que puede del que se ha caído. "Esto suele darse en las escalera mecánicas y en las puertas de los vagones", precisa la responsable de la UTP. La tercera fórmula -cuando los viajeros van muy juntos- consiste en poner una chaqueta encima del bolso de la víctima para ocultarlo, poder abrirlo y robar.

Marta Fernández cree que el metro de Barcelona es seguro. "Para poderlo valorar en su justa medida hay que tener en cuenta que cada día recibe más de un millón de viajeros, pero, por supuesto, hay que mejorar". Los tramos con más problemas son los comprendidos entre Espanya y Arc de Triomf (L1), Parallel y Sagrada Família (L2), Sants-Estació y Diagonal (L3), Urquinaona y Ciutadella-Vila Olímpica (L4), así como los vestíbulos y los accesos de Renfe en Sants, plaza Catalunya y Arc de Triomf. Ferrocarrils tiene una red mucho más tranquila sin una zona especialmente conflictiva.

Las noches de los fines de semana es cuando hay más problemas de orden público, especialmente en los tramos que cubren zonas de ocio nocturno, sobre todo entre Ciutadella-Vila Olímpica y Urquinaona (L4) y de Paral. lel a Catalunya (L3).

Fernández considera imprescindible una buena coordinación con el personal de las empresas operadoras, especialmente con el que se ocupa de la seguridad, para plantar cara a la delincuencia. "Ellos conocen su territorio como nadie y nos ayudan mucho", explica.

Por el momento, la UTP actúa poco en los autobuses y el tranvía. De estos medios de transporte se ocupan preferentemente los Mossos adscritos a las comisarías de distrito. La excepción es el Bus Turístic. Sus viajeros están pendientes de la ciudad, de los edificios y muchas veces no se dan cuenta de que les están quitando la cámara, el móvil o la cartera. Los turistas son las presas preferidas de los enemigos de lo ajeno. Y en el transporte público también.

< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici
Go to top of page