La Urbana sustituye su viejo revólver por pistolas de 16 balas PDF  | Imprimir |  E-mail
dijous, 10 novembre de 2005
La Vanguardia │ Barcelona

De los seis cartuchos del 38, a los 16 del calibre nueve milímetros. Esta ecuación aparentemente confusa se explica de forma sencilla. Los urbanos de Barcelona completarán en los próximos cuatro meses el proceso de sustitución de sus viejos revólveres Astra por modernas pistolas Walter P-99, más a la altura de los nuevos tiempos y de los retos que los agentes pueden hacer frente en la calle. Es la misma que llevan los Mossos d´Esquadra.

La Walter es una pistola semiautomática que no resulta desconocida para los miembros de la policía local barcelonesa. El grupo de escoltas y de las unidades de intervención (UPAS) llevan desde hace tiempo este arma. Ahora será la de toda la Guardia Urbana la que la porte, como otro exponente del proceso de modernización que el Ayuntamiento ha puesto en marcha para mejorar la dotación de cada agente.

Una de las ventajas de este arma, capaz de efectuar 16 disparos sin necesidad de volver a alimentar el cargador, es que pesa menos que el revólver que actualmente portan la mayoría de urbanos. El agente llevará aproximadamente 350 gramos menos encima. El aligeramiento de peso es otro de los retos planteados por la Guardia Urbana, que podría extenderse a otros elementos como los equipos de radio o las defensas.

El Astra, todavía el arma de fuego reglamentaria de la mayoría de los guardias, además del peso, tiene otra característica diferenciadora: está limitado a sólo seis disparos, los que entran en el tambor de un revólver. Respecto al tipo de munición, las diferencias no son tantas. Según los expertos, es más cuestión del tipo de proyectil que de la carga de pólvora, que es prácticamente la misma. En líneas generales, los cartuchos del calibre 38, si la bala es de plomo, causa más destrozo en el momento de la penetración, pero no mucho más que el nueve milímetros parabellum de la Walter. Sin embargo, los cartuchos de la pistola semiautomática es más operativa, por ejemplo, contra materiales duros, por ejemplo, para reventar la puerta de un coche.

La Guardia Urbana acaba de recibir una partida de 700 pistolas. La compra efectuada por el Ayuntamiento de Barcelona es de 2.100. La próxima partida, del mismo número de armas, llegará en el mes de diciembre y las 700 últimas, en marzo. La renovación de los equipos de la Guardia Urbana conlleva la modernización de muchos dispositivos. La extensión de las agendas electrónicas PDA para los guardias y la instalación de dispositivos GPS de localización vía satélite en todos los vehículos es otro ejemplo.
< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici
Go to top of page