Patrullando en Barcelona PDF  | Imprimir |  E-mail
dimarts, 01 novembre de 2005
La Vanguardia

Los Mossos d'Esquadra se ocupan desde hoy del gran reto de la seguridad en la capital
"Que no haya impunidad en ningún rincón"

La consellera Tura advierte al alcalde Clos de que los Mossos no están para "indicar a las personas dónde orinar"     

Las primeras patrullas de la policía autonómica partieron de las comisarías a las doce de la noche     

La consellera Tura dice que los ciudadanos esperan que los agentes "les miren a los ojos" y que se sientan cercanos a ellos    

ÓSCAR MUÑOZ - 00:00 horas - 01/11/2005
No estáis solos. Tenéis detrás todo el cuerpo de los Mossos d´Esquadra. Los ciudadanos de Barcelona confían en vosotros. No los decepcionéis". Éste fue el mensaje que la consellera de Interior, Tura, hizo llegar, vía radio, a todas las unidades de la policía autonómica que minutos antes de las doce de la noche de ayer estaban listas para desplegarse en Barcelona.

A partir de hoy, 2.614 agentes de la policía de la Generalitat toman las riendas de la seguridad ciudadana y del orden público de la capital de Catalunya, ámbitos en los que se han entrenado el último año junto a la Policía Nacional. Éste último cuerpo se dedicará a las investigaciones que sobrepasan los límites de Catalunya, el narcotráfico, el terrorismo, el crimen organizado y la extranjería.

Los Mossos deberán colaborar a partir de ahora de manera especial con la Guardia Urbana porque compartirá con ella su presencia en la calle. Ymás ahora, que se debate la ordenanza municipal con la que Joan Clos quiere plantar cara al incivismo. De todos modos, ayer mismo, Montserrat Tura no ocultó sus diferencias con el alcalde. La titular de Interior afirmó tajantemente que la razón de ser de la policía de Generalitat no es vigilar el incivismo. Por la mañana, en declaraciones a TV3, la consellera recordó a Clos que una cosa es ayudar y otra dejar de hacer sus funciones porque haya que centrarse en otros menesteres. "Los Mossos no deben indicar a las personas dónde orinar", enfatizó. "Colaboraremos pero que el alcalde no crea que haremos sólo este trabajo", añadió. El convenio firmado por la Generalitat y el Ayuntamiento fija que la policía autonómica colaborará con la local en el control del cumplimiento de las ordenanzas. Este acuerdo se cerró antes de que se hicieran públicos los contenidos que inicialmente se prevén incluir en la ordenanza y que incluyen una larga lista de supuestos y de sanciones.

Las primeras patrullas de los Mossos partieron de las comisarías a las doce la noche. Antes, la actividad fue frenética, sobre todo en la central de Barcelona, en Les Corts, donde tuvo lugar un briefing (sesión informativa de los mandos) abierto a los medios de comunicación previo a la salida a la calle de los agentes y desde donde las patrullas se hicieron a patrullar con grandes aplausos de las personas que se habían congregado en la Travessera de les Corts.

La consellera de Interior participó en esta reunión. "Hemos estado trabajando hasta el último momento para tenerlo todo a punto", le dijo la inspectora jefa Teresa Laplana en su recorrido por las instalaciones. Olor a pintura, salas a medio montar, cajas por vaciar, pequeñas obras inacabadas. Todo listo por estrenar.

Hubo dos intervenciones destacadas en el briefing, al que acudió medio centenar de agentes. Una, la del inspector jefe de Barcelona, Joan Miquel Capell, que no ocultó su emoción ante "un sueño que se ha hecho realidad: por fin, nos desplegamos en Barcelona". Capell llamó a la responsabilidad. "La ley nos ha dado el privilegio de tener un cierto poder, ejerzámolos con seny", arengó a los asistentes. El otro discurso de calado fue el de Tura. "La suerte es de los audaces, y los audaces son valientes y, a la vez, inteligentes", manifestó la consellera. "De todos modos -añadió os deseo suerte".

Tura llamó a que no quede "ningún rincón de Barcelona con impunidad; que nadie piense que se pueden cometer delitos sin ser descubierto". "Los ciudadanos esperan que les miréis a los ojos y sentiros cercanos", remachó la consellera, que pidió también a los policías que utilicen la lengua del país, que es el catalán".

Las condiciones en las que se realizó la reunión fueron muy distintas a las habituales en un encuentro de este tipo, con la asistencia de un nutrido grupo de periodistas, de fotógrafos de prensa y de cámaras de televisión. La consellera se reunió previamente, esta vez a puerta cerrada con la plana mayor policial y de su departamento en la sede de éste, en Via Laietana. Allí se ultimaron los detalles previos al despliegue.

Además del alto valor simbólico que tiene, el despliegue de los Mossos en Barcelona supone un importante reto, el mayor de todos a los que se han enfrentado. La capital catalana, por su tamaño y la actividad que genera, no será un terreno fácil. Los Mossos se encuentran una ciudad compleja, con gran diversidad de zonas, y con una extensa tipología de hechos delictivos y de faltas. No obstante, los últimos datos globales, los del 2004, dan cuenta de una ciudad menos insegura que la del año anterior ya que el número de denuncias bajó en un 1,9%. La Jefatura Superior de Policía contabilizó 121.000 infracciones, entre faltas y delitos, la cifra más baja desde 1998.

Aunque los delitos y las faltas descienden, la percepción de los ciudadanos es otra muy distinta. La inseguridad sigue siendo una de las principales preocupaciones de los barceloneses y, según el último barómetro de La Vanguardia, elaborado en septiembre, ocupa el primer lugar de sus preocupaciones. Este es otro de los retos que tienen los Mossos: que los ciudadanos no sólo estén más seguros, sino que también se sientan más seguros.


< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici arrow Funció pública i Seg. laboral arrow Patrullando en Barcelona
Go to top of page