Investigados 67 mossos por irregularidades PDF  | Imprimir |  E-mail
divendres, 26 març de 2004
JORDI CORACHÁN
BARCELONA



El jefe del cuerpo revisa las detenciones por desobediencia

La sospecha de denuncias poco justificadas o falsas planea sobre un grupo de mossos. El jefe de la policía autonómica, el mayor Joan Unió, ha ordenado al departamento de Asuntos Internos que investigue a 67 agentes en referencia a detenciones de ciudadanos por resistencia, atentado o desobediencia a la autoridad.
Unió ha solicitado que se examinen con especial atención aquellas denuncias que se refieran únicamente al poco respeto a la autoridad de los agentes, y que no lleven aparejadas hechos delictivos. En su circular, el máximo responsable policial destaca un hecho que le ha llamado poderosamente la atención: "Un total de 67 agentes efectuaron cinco o más detenciones por esos delitos" entre abril y diciembre del 2003.
Por eso, advierte a Asuntos Internos de que podrían encontrarse ante una "mala práctica policial". Los agentes investigados podrían haber actuado de ese modo para tener acceso a horas retribuidas por su asistencia a los juicios contra las personas detenidas, según informa Europa Press. Sin embargo, fuentes de los Mossos aseguraron que Unió, en su escrito, no se refiere a este extremo y añadieron: "Sobre todo se investiga por qué un ciudadano se ha pasado una noche en un calabozo por falta de respeto al uniforme y, en cambio, no se le imputa ni conducir borracho ni cometer un robo".

RESPETO CUESTIONADO
Las mismas fuentes oficiales admitieron que existe la impresión de que algunas personas respetan más a los agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil que a los Mossos d'Esquadra. Pese a esa realidad, admitieron que algunos de sus agentes tenían "la piel muy fina".
La investigación ha causado cierto malestar en el colectivo. El secretario general del sindicato CAT, Enric Alsina, solicitó la destitución fulminante de Unió, así como del resto de la estructura de mando de los Mossos, ratificada por el actual Govern. "Nuestra organización sindical considera responsables de muchos agravios causados a muchos miembros de este colectivo a esa cúpula operativa", destaca.
El CAT acusa a Unió de establecer de "manera intencionada" una relación entre las denuncias por desobediencia a la autoridad y la asistencia a muchos juicios. Esas acusaciones, según Alsina, han provocado la "alarma general" en el cuerpo. En este sentido, el sindicalista recordó los 31 expedientes disciplinarios abiertos hace unos años a agentes de Blanes, "que han acabado en nada".
Albert Fabregat, secretario general del SPC-CCOO, ironizó sobre la iniciativa de Unió: "Responde a una política de restricción de presupuesto". E invitó al jefe de los Mossos a denunciar el caso ante un juez.


Noticia publicada en la página 044 de la edición de Viernes, 26 de marzo de 2004 de El Periódico

< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici
Go to top of page