La Policía investigará a los Mossos PDF  | Imprimir |  E-mail
dissabte, 29 maig de 2004
La consellera Tura se manifiesta “perpleja” por la decisión del juzgado 2 de Badalona de investigar la muerte de un magrebí por el tiro de un agente autonómico

La Vanguardia
SERGIO HEREDIA / LUIS BENVENUTY - 29/05/2004

Barcelona / Sta. Coloma de Gramenet. – La Policía Nacional investigará a los Mossos d'Esquadra por la muerte de un ciudadano magrebí en Santa Coloma de Gramenet el pasado jueves, durante el registro de un domicilio en el barrio del Fondo. Así lo ha ordenado el juez que instruye el caso, el titular del juzgado de instrucción 2 de Badalona, que pretende aclarar si la actuación del cuerpo autonómico fue adecuada, en una medida que anula cualquier investigación interna de los Mossos. La postura del juez ha indignado a los distintos colectivos que componen la base de la policía autonómica y ha sorprendido a la consellera de Interior de la Generalitat, Montserrat Tura, quien expresó ayer a “La Vanguardia” su “perplejidad ante semejante medida”.

“La decisión del juez nos ha sorprendido –dijo la consellera, en una declaración que comparten las distintas fuentes del cuerpo consultadas por este diario–. No es normal que el juez haya encargado la investigación a un cuerpo policial que no tiene competencias de policía judicial en ninguno de los dos términos municipales (Santa Coloma y Badalona) donde ocurrieron los hechos.”

Según Tura, la decisión del juez se sustenta en un argumento “débil”. “No entendemos por qué dice que pretende liberar de presión psicológica a los investigadores de los mossos. Hace poco, ya demostraron su profesionalidad, cuando se produjo un doble crimen y los investigadores detuvieron a un miembro de su propio cuerpo (en referencia al doble crimen de Lliçà de Vall, hace casi dos meses, cuando dos mujeres aparecieron asesinadas y se arrestó al marido de una de ellas, mosso de profesión).”

Pese a manifestar su perplejidad –“otras veces, nadie llama a los mossos para que investiguen un asunto interno de la Policía o de la Guardia Civil”, añadió–, Tura dijo que su conselleria pondrá a disposición del juez y del Cuerpo Nacional de Policía todas las pruebas necesarias para aclarar un hecho que “ante todo, lamentamos”. “Nos ha sorprendido la resolución del juez, pero tenemos interés en que todo se aclare, en aportar luz al caso.”

David José, secretario de acción del Sindicat de Policia de Catalunya (SPC), que también se declaró perplejo ante la decisión judicial, dijo que el suceso fue producto “de un accidente profesional, un accidente que le puede suceder a un albañil que trabaja en una obra”. “Lamentamos que el juez no confíe en los mecanismos de investigación de los Mossos d'Esquadra –añadió–. Y, en general, nos preocupa que las intervenciones de la policía autonómica siempre estén bajo sospecha, como si estuvieran mal hechas.”

Según todas las fuentes consultadas por este diario, la intervención policial, en el barrio de Fondo de Santa Coloma, fue correcta. Sucedió el jueves, alrededor de las siete de la mañana, cuando ocho mossos d'esquadra, en compañía de una secretaria judicial, procedieron al registro de una vivienda a instancias del juzgado número 2 de Badalona. Sospechaban que el lugar era un punto de distribución de hachís.

Según explicaron fuentes de la policía autonómica, dos de las seis personas que allí estaban se abalanzaron sobre un agente. En el forcejeo, se disparó la pistola del mosso –“no sabemos si el arma estaba desenfundada, pero sí que estaba preparada para repeler cualquier ataque”, dijeron fuentes próximas a la investigación–, un único disparo que a los pocos minutos acabó con la vida de una persona de origen magrebí, de unos 35 años. Ayer, el hombre aún no había sido identificado.

La consellera de Interior no quiso entrar en detalles sobre lo ocurrido en el primero segunda del número 16 del pasaje de la Victoria. Dijo que todos los datos se encuentran bajo secreto de sumario. Con todo, recalcó que las cantidades de hachís y dinero decomisadas son indicios de un delito contra la salud pública, y que la operación policial se llevó a cabo según el más estricto procedimiento. Fuentes de la investigación dijeron que la cantidad decomisada podría ser medio kilo de hachís.

Los agentes que entraron en la vivienda –presumiblemente tras forzar la puerta– lucían placas identificativas reflectantes, gritaban que eran la policía y llevaban las pistolas fuera del cinto. “Lo usual –añadió Tura– es que los dos o tres primeros agentes que entran en una casa donde no saben lo que encontrarán lleven sus armas desenfundadas... y que las personas que allí se encuentren se queden quietas. Parece que los sujetos identificados no obedecieron las órdenes.”

El suceso ha indignado a la nutrida comunidad magrebí de este rincón de la Serra d'en Mena, entre Badalona y Santa Coloma, una zona con un alto porcentaje de inmigrados. Muchos de los que ayer se manifestaron espontáneamente como muestra de rechazo a esta muerte acusan a los Mossos de un trato discriminatorio y vejatorio generalizado hacia la comunidad magrebí.

Aunque la consellera Tura reconoció desconocer estos sentimientos y obvió comentarlos, también añadió que el registro policial fue el resultado de una investigación contra el tráfico de drogas. “Estamos delante de la persecución de un delito común. Esto no tiene nada que ver ni con la nacionalidad ni con la procedencia étnica ni con la religión de las personas afectadas.”


< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici
Go to top of page