Guardia Civil y Policía Nacional han aportado 184 agentes a los Mossos PDF  | Imprimir |  E-mail
dilluns, 20 setembre de 2004
• El responsable del cuerpo autonómico, el mayor Joan Unió, y otros 7 mandos provienen del CNP

• La Generalitat admite que el trasvase de efectivos se ha paralizado y promete dar más facilidades



JORDI CORACHÁN
BARCELONA

El goteo es lento, pero valioso. Un total de 184 agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) y de la Guardia Civil se han pasado a los Mossos d'Esquadra desde 1994.
No se trata de 184 gotas de agua en un océano de 9.300 unidades. Las incorporaciones son muy significativas. El propio mayor Joan Unió, máximo responsable de la policía autonómica, y otros siete mandos --cinco intendentes y dos inspectores-- provienen del Cuerpo Nacional de Policía. Unió, el primero en fichar, ha sido el artífice de la creación y posterior despliegue de los Mossos en los últimos 10 años. Unió y sus mandos se han encargado de completar el relevo en las fuerzas de seguridad sin grandes polémicas ni traumas.

La otra incorporación notable fue la de 146 motoristas de la Guardia Civil, que optaron entre 1998 y el 2000 por cambiar el uniforme verde por el azul. Esos agentes fueron el núcleo de la flamante unidad de Tráfico de los Mossos.
Los guardias civiles tuvieron que superar una prueba elemental sobre el funcionamiento interno y las funciones de la nueva policía, así como el test del nivel B de catalán. Es el nivel básico del idioma para personas castellanohablantes o extranjeros.

Esos requisitos debieron superar también los 26 guardias civiles y los 4 policías de la escala básica del CNP que se incorporaron a la policía autonómica desde 1996 hasta hoy. En la actualidad, hay abierta una convocatoria específica para los agentes de esos cuerpos para cubrir 120 plazas.

Ahora, cuando falta un año para la llegada de los Mossos d'Esquadra a Barcelona, este cuerpo tiene dificultades para incorporar nuevos agentes. Hoy, el nivel de los ciudadanos que aspiran a una plaza "ha bajado mucho", según admiten fuentes de la policía autonómica.


6.000 PLAZAS POR CUBRIR

El problema es digno de atención si se tiene en cuenta que los Mossos deberán cubrir 6.000 plazas más hasta el 2008. Para tratar de mejorar el nivel de los aspirantes, los nuevos responsables de la Conselleria d'Interior piensan estimular el trasvase de agentes de los cuerpos estatales a los Mossos. "Vamos a dar todas las facilidades para la incorporación de agentes de otros cuerpos", aseguró un portavoz de ese departamento.


FUTURO INCIERTO

En cambio, la percepción que tienen los agentes de la Guardia Civil y de los Mossos d'Esquadra es bien distinta. José Cabrera, responsable en Barcelona de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), aseguró: "La Guardia Civil en Catalunya es como el Titanic. De aquí se va casi todo el mundo, por las condiciones de trabajo y porque no se ve un futuro claro".

El representante de la AUGC, con 400 asociados en Barcelona, aseguró que la oferta de la Generalitat es "poco atractiva" para los guardias civiles. Cabrera agregó que sus compañeros se retraen porque no se les mantiene la provincia de destino ni la graduación. "Muchos piensan --precisó-- que podría ser peor el remedio que la enfermedad, y ante la duda prefirieron quedarse como están en la Guardia Civil, a pesar de la enorme problemática interna".

Según el agente de la AUGC, "hay mandos que todavía siguen pensando que el agente es un número y que tiene que estar a su disposición las 24 horas del día, y sin rechistar". Cabrera admitió que la situación ha mejorado en el instituto armado, pero que aún no es comparable con la de los Mossos d'Esquadra, que es una policía claramente civil.

El guardia civil, destinado en el cuartel de Sant Andreu de la Barca, subrayó que la persona que quiera quedarse en una comisaría de los Mossos de Barcelona debe sacar una nota altísima. "Nadie te garantiza nada. Además, si no te aceptan, ¿cómo regresas a tu destino de la Guardia Civil o de la Policía Nacional? No nos lo han puesto muy fácil", lamentó.

OFERTA TARDÍA

En el seno de los Mossos, el proceso tampoco gusta. El Sindicat de Policies de Catalunya (SPC-CCOO), mayoritario en el cuerpo autonómico, sostiene que ha llegado "tarde y mal". Su presidente, Albert Fabregat, manifestó: "Se ha dejado marchar a un contingente de profesionales muy buenos del Cuerpo Nacional de la Policía y de la Guardia Civil". Y agregó: "Hoy, los pocos que quedan no tienen demasiado interés en este asunto". Para Fabregat, las condiciones laborales y retributivas se han igualado mucho, y eso hace poco atractivo el ofrecimiento de la Generalitat.


Noticia publicada en la página 002 de la edición de Lunes, 20 de septiembre de 2004 de El Periódico
< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici arrow Funció pública i Seg. laboral arrow Guardia Civil y Policía Nacional han aportado 184 agentes a los Mossos
Go to top of page