La Audiencia no ve delito en la negativa a pasar un segundo test etílico PDF  | Imprimir |  E-mail
dilluns, 28 juny de 2004
La sentencia se daba a conocer justo el mismo día en que un holandés borracho y sin carnet mataba a dos chicas de la misma família en Cambrils.

Una vez más es exigible al poder legislativo la regulación concreta del famoso "conducir bajo los efectos de bebidas alcoholicas o substáncias estupefacientes". ¿Tanto cuesta legislar en sentido estricto e indicando en que grado de alcohol se esta delinquiendo?

Consiedraciones legislativas a parte, desctacan el desconocimiento de la prensa y la judicatura al distinguir entre las pruebas orientativas, evidenciales y de contraste respectivamente.


Barcelona. (Europa Press.) – Negarse a pasar la prueba de contraste del test de alcoholemia no es un delito. Al menos, así se desprende de una sentencia de la Audiencia de Barcelona, que ha absuelto de este delito a un acusado que había dado positivo en un primer control y que se había negado a someterse a la segunda prueba, de contraste.

El caso se remonta al 28 de mayo del 2003, cuando el juzgado de lo penal 22 de Barcelona condenó a Alfredo R. E. a una multa de 1.350 euros y a dos años de retirada del permiso de conducir por un delito contra la seguridad del tráfico, y a seis meses de cárcel por desobediencia a la autoridad, al negarse a un segundo control de alcoholemia tras haber dado positivo en el primero. Alfredo, que meses antes había sido sorprendido durante un control de carretera y se había ofrecido “de forma voluntaria” a someterse a ese control, había registrado una tasa de 0,66 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, tres veces más del máximo permitido, que se encuentra en 0,25 mg/l.

Sin embargo, después se había negado a someterse a un segundo control. Así que los agentes, aparte de acusarlo de un delito contra la seguridad del tráfico, lo denunciaron por desobediencia.

El juez de lo penal había condenado a Alfredo por ambos delitos. En el caso de la desobediencia, lo había hecho por estimar que “el conductor adoptó una actitud de rechazo a partir de la primera medición positiva al negarse a contrastarla con el aparato etilómetro”, de manera que “menospreció el principio de autoridad y por lo tanto procede condenarlo”.

No obstante, ahora la sección décima Audiencia de Barcelona ha estimado parte del recurso presentado por Alfredo, precisamente el que hace referencia a la desobediencia a la autoridad.

Al negarse a someterse a la segunda prueba, dice la sentencia de la Audiencia, el acusado “no estaba desobedeciendo ninguna orden legítima de los agentes de la autoridad, puesto que ya se había sometido a una primera prueba con un resultado que le era perjudicial, sino que también estaba rechazando una diligencia de verificación” que también le perjudicaba.
< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici arrow Funció pública i Seg. laboral arrow La Audiencia no ve delito en la negativa a pasar un segundo test etílico
Go to top of page