Okupas: "Hemos ganado. No hay detenidos. Los culpables: los juzgados y el Ayuntamiento" PDF  | Imprimir |  E-mail
divendres, 22 octubre de 2004
Image

RAÚL MONTILLA - 22/10/2004
CORNELLÀ

Miedo. Eso es lo que sintieron los vecinos del Pati Blau, una antigua sala de fiestas de Cornellà okupada desde 1998 y sobre la que ayer pesaba una orden de desalojo. Finalmente el local, ubicado en los número 1 y 3 de la calle Rubió i Ors, fue desalojado y derribado, pero no a consecuencia de la orden dictada por el juez, sino por una batalla campal protagonizada por más de un centenar de jóvenes que levantaron trincheras, quemaron neumáticos, llegaron a cruzar un autobús en la carretera de Esplugues y provocaron que las líneas T1 y T2 del tranvía sólo pudieran funcionar, tres horas, entre las paradas de Francesc Macià y Montesa.

A las nueve de la mañana, los okupas iniciaron una concentración para protestar por el desalojo, que según aseguraron ayer fuentes policiales no estaba previsto. Alrededor de las once, un grupo de encapuchados levantó trincheras utilizando vallas, cruzando contenedores y prendiendo fuego a un muro de neumáticos colocado en medio de las vías del Trambaix, a la altura de la carretera de Esplugues, a unos centenares de metros de la estación de Centre. El servicio quedó afectado entre las 11.45 h y las 14,45 h, primero por el caos, después debido a los trabajos de limpieza. Los manifestantes se adueñaron también de un autobús. "A mí no me ha cogido por poco. A los del autobús de detrás los han hecho bajar y han cruzado el vehículo en medio de la carretera", explicó una trabajadora de la zona. Esta última acción obligó a la actuación de la Policía Nacional, que movilizó doce furgonetas de los antidisturbios y un helicóptero.

Los okupas recibieron a los agentes a pedradas y con cohetes de pirotecnia, poniendo en peligro a diversos peatones. Después de unos minutos, los agentes desistieron, a la vez que medio centenar de jóvenes se trasladaron al Ayuntamiento -tomado por la Guardia Urbana-, en donde cortaron otra vez la carretera. Comenzó así una protesta delante del Ayuntamiento que a las 13 horas se trasladó a la plaza de la Estació.

"Hemos ganado. No ha habido detenidos. Los culpables: los juzgados y el Ayuntamiento", anunció un portavoz okupa con un altavoz. El medio centenar de jóvenes regresaron entonces a la plaza del Ayuntamiento, en donde prosiguieron con una concentración a las 14 horas que provocó nuevos cortes de tráfico. Comenzaron entonces los trabajos de derribo en la casa okupada y las tareas de limpieza del lugar para hacer que la normalidad regresara al centro de Cornellà. Los okupas se negaron a hacer declaraciones en espera de la llegada de su abogado.


< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici arrow Funció pública i Seg. laboral arrow Okupas: "Hemos ganado. No hay detenidos. Los culpables: los juzgados y el Ayuntamiento"
Go to top of page