"Ser policía siempre es difícil pero todavía es más hacerlo con cordura y humanidad" PDF  | Imprimir |  E-mail
divendres, 03 febrer de 2012
La Vanguardia, Jesús Sancho

Agustí Vehí, escritor y subdirector de la Guàrdia Urbana de Figueres, participa en la semana de novela negra en Barcelona

Barcelona se convertirá hasta el próximo 11 de febrero en la capital de la novela negra. Este encuentro literario alcanza su séptima edición y llega con múltiples actos entre exposiciones, mesas redondas, clubs de lectura y firmas de libros. La primera actividad será hoy en el auditorio de la Biblioteca Jaume Fuster (19.30 horas) con una mesa redonda con el título 'Otro Gimlet, por favor', sobre la revista de género negro 'Gimlet', nacida a principios de los años 80 bajo la dirección de Manuel Vázquez Montalbán. Para esta edición se homenajeará al griego Petros Márkaris con el premio Pepe Carvalho aunque más de 60 autores y especialistas en novela negra se darán cita en la capital catalana. Uno de los escritores que estará presente será Agustí Vehí (Figueres, 1958), el ganador de la última edición del premio Crims de Tinta, impulsado por el Departament d’Interior de la Generalitat, por su novela ‘Quan la nit mata el dia’ (La Magrana). Vehí, doctor en Historia por la Universitat Autònoma de Barcelona y subinspector de la Guàrdia Urbana de Figueres, recuerda el buen momento que vive la novela negra y destaca que entre sus claves está la su lectura como “evasión de los problemas” pero también hay elementos “por si te viene de gusto reflexionar sobre la política, la economía o la sociedad”.

- Su novela ‘Quan la nit mata el dia’ parte de la muerte del delegado local de la Falange en Figueres, Juan Antonio Hinojosa. ¿Por qué decidió ambientar su novela durante la época franquista?

- A lo mejor estamos tan acostumbrados a que todo es blanco o negro, bueno o malo, y quería reflejar la complejidad que escondía el régimen. Y la obra nace a la hora de preparar unas clases con los alumnos en la universidad y explicar el franquismo.

- ¿La época franquista tiene buenos ingredientes para escribir una novela negra?

- Yo pienso que sí. El trasfondo histórico es importante y más el franquismo en estos años centrales del régimen cuando la inmediata posguerra está bastante presente pero ya queda un poco lejos. Se impone la necesidad de cambiar alguna cosa cuando ya se ha reconocido el régimen por el Vaticano, los Estados Unidos, y estamos a las puertas del plan de estabilización económica. En este momento es justamente cuando la parte más furibunda del régimen, la Falange, quiere intentar recuperar el poder.

- En este contexto histórico en su novela retrata dos inspectores, Carlos Iríbar, de la Brigada de Investigación Criminal, dedicado en cuerpo y alma a hacer justicia, y Rogelio Lopera, de la Brigada Político-Social, un hombre sin escrúpulos. Ambos investigan la muerte de delegado local de la Falange pero chocan entre sí, ¿Esto solía pasar?

- Es un la radiografía de una parte sustancial del sistema de seguridad público en el franquismo de estas dos grandes ramas. Por un lado, la Brigada Político-Social, es decir, la policía política por excelencia, que todo lo entiende, lo ve y lo explica en clave de rojos republicanos, masones y comunitas. Por otro lado, una rama policial que ya arranca con problemas en tiempos de Alfonso XII que intenta ser profesional, hacer su trabajo y que tampoco renuncia a nada del régimen ni mucho menos pero tendría este componente de que los hechos son los hechos y el trabajo es el trabajo. Existía este rifirrafe entre las dos ramas que a veces colaboraban y otras veces se enfrentaban. Eran dos mundos que se acaban encontrando.

- El escenario principal de la novela es Figueres. ¿Cómo describe la capital ampurdanesa?

- De hecho, es una reflexión sobre Figueres y te das cuenta de todas las caras que ha tenido la ciudad. Yo quiero profundamente Figueres y difícilmente sabría vivir en otro sitio. Curiosamente me encuentro gente en la calle y la novela provoca dos cosas muy curiosas. Por un lado, la gente mayor que vivió todo aquel mundo, y me dice que me he quedado corto o pasó esto, te llega una cantidad de información inmensa. Y la otra reacción es de la gente joven de los institutos o incluso de 30 años que redescubren una Figueres que no se podrían ni imaginar.

- En su caso, usted hace 30 años que trabaja como policía, actualmente es subinspector de la Guàrdia Urbana en Figueres y ya ha escrito cuatro novelas. ¿Se puede decir que la realidad supera a la ficción?

- Probablemente en la ficción puedes hacer lo que quieres y es una de las cosas que me apasiona. Ser policía no es un trabajo fácil, trabajas con la miseria y con lo que no quiere nadie, y es este espectáculo de la vida real, que no te llega por los diarios ni por las telenoticias, la tienes delante cada día en el trabajo. No sé si la realidad supera la ficción, lo que casi cada semana te encuentras una historia que te hace sentarte un momento y preguntarte si está pasando de verdad. La realidad es increíble.

- En la novela ‘Quan la nit mata el dia’ u otras novelas que ha escrito como ‘Abans del silenci’ o ‘Ginesta pel morts’, ¿refleja casos verídicos que ha vivido en primera persona?

- En estoy soy muy cuidadoso, reflejo más bien estados de ánimo. Por ejemplo, en ‘Ginesta pels morts’ escribo sobre el precio humano que paga el cuerpo de Mossos por el despliegue en los momentos fuertes. Es decir, gente que está un día destinada a Lleida, al día siguiente a Tarragona y al cabo de tres días en Figueres porque lo pide el servicio. Reflejo todo este desarraigo que provoca la ruptura de las parejas y sobre todo lo que puede significar para un Mosso venir de Barcelona y encontrarte con un microcosmos como el de l’Empordà, es muy bonito pero también puede desorientar muchísimo.

- En el caso de su última novela, ‘Torn de nit’, ¿en torno a qué reflexiona?

- En el fondo, es una reflexión sobre los policías como personas. Es una reflexión muy irónica pero muy tierna y cariñosa de un encuentro entre dos mundos. Piensa que nosotros en 20 años hemos vivido una auténtica revolución profesional, entre los dos mundos. Están los guardias viejos que miran el ordenador y no acaban de entender si aquello va con corriente eléctrica o con pilas pero que no se mueve una hoja en la ciudad sin que ellos lo sepan, y los guardias jóvenes que dominan todas las tecnologías inimaginables pero que de la vida no entienden nada. En esta novela hay situaciones puntuales y concretas que nosotros tenemos cada día que vistas con un poco de ironía y sentido de humor pueden parecer totalmente kafkianas o surrealistas pero pasan.

- Más allá de la literatura, ¿ser policía es más complicado antes o ahora?

- Ser policía es complicado siempre porque en el fondo un policía no es otra cosa que un gestor de las pasiones humanas. El trabajo de policía siempre ha sido difícil pero más difícil todavía es hacerlo con cordura y humanidad, sabiendo que trabajas a menudo con la parte más desafortunada de la población.

- ¿Cómo se consigue esto?

- Es muy complicado, obviamente si alguien está robando un banco con una pistola, diríamos de manual, que es un malo pero el que nunca hace esto y la fastidia un día. ¿Es una ciudadano que se ha equivocado o un personaje que es malo? Cuando las cifras señalan que entre el 55-60% del trabajo policial es más propia de servicios sociales que puramente policial es que aquí debe estar pasando alguna cosa.

- Usted encarna también una corriente de escritores de novela negra que son policías. ¿Cree que por su profesión puede aportar algo diferente a la hora de escribir novela?

- Yo no me percibo a mí mismo como escritor o novelista. Son palabras muy grandes y honorables

- Bueno, pero usted ya ha escrito unos cuantos libros…

- Soy una persona que explica historias y un lector impenitente y compulsivo. Vivo entre libros y supongo que leer mucho lleva a escribir de una manera u otra. Dicho esto, las técnicas se aprenden por lo que no considero que haya ningún tipo de ventaja sobre un escritor no policía.

- ¿No le ha servido de nada para escribir novela negra el hecho de ser policía?

- Como en el fondo lo que me gusta es reflexionar sobre el policía como persona probablemente tengo alguna ventaja. Si tú nunca has ido a un atraco y te han puesto una pistola delante de ti sí que puedes reproducir sentimientos pero en mi caso me ayuda porque a mí me gusta reflexionar sobre el papel de policía.

- ¿Y qué tiene de cierto los tópicos que vemos a veces en las series de televisión policíacas?

- El 95% de los policías somos gente normal y corriente, con familia, que tenemos días más buenos y malos.

- Algunos han reivindicado que la novela negra es uno de los mejores géneros como crónica social. ¿Usted comparte esta opinión?

- Sí, la novela negra son fotografías de momentos y situaciones de la sociedad. De aquí 3.000 años qué fotografía más pobre tendremos de nosotros como sociedad si vemos la fotografía de un casamiento, de un momento feliz o agradable, nos servirá más para reflexionar una fotografía, por ejemplo, del incendio de un bloque de apartamentos habitados por turcos en Berlín. La novela negra permite sin forzar ninguna situación entrar directamente en este retrato de cada momento social que tú quieras hacer.

- Usted participará en una mesa redonda sobre las colecciones en el BCNegra 2012 el próximo martes en la Facultat de Comunicació Blanquerna. ¿Qué le parece el momento que vive este género?

- A mí me cuesta mucho salir de l’Empordà. Además Barcelona la conozco poco. Las veces que he participado me tranquiliza mucho que la gente que escribe novela negra son muy buenas personas y les gusta mucho reír. Pienso también que la novela negra está viviendo un momento muy bueno porque junta dos cosas.

- ¿Cuáles?

- Primero es novela para evadirte de los problemas, te explican una historia y pasas un buen rato leyéndola pero a la vez en esta historia tú siempre encontrarás elementos por si quieres ir más allá o te viene de gusto reflexionar sobre la política, la economía o la sociedad, y esto le da una gran validez hoy en día.

- ¿Ya tiene en mente nuevas historias?

- Ahora estoy repasando una novela nueva que ya está redactada y la estoy puliendo. Será una novela negra e histórica

< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici arrow Funció pública i Seg. laboral arrow "Ser policía siempre es difícil pero todavía es más hacerlo con cordura y humanidad"
Go to top of page