Corrupción: Interior investigó el año pasado 110 casos y detuvo a 29 agentes PDF  | Imprimir |  E-mail
divendres, 14 gener de 2005
El Confidencial

La muerte a tiros el pasado 5 de enero del agente José Manuel Álvarez Pacios en el barrio madrileño de Vicálvaro ha sacado a la luz la existencia de un grupo de policías corruptos supuestamente vinculados a una red de narcotráfico. Sin embargo, no ha sido éste el único caso de agentes que juegan a ser ladrones detectado por el Ministerio del Interior en el último año.

Según datos de las unidades de Asuntos Internos del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) y de la Guardia Civil a los que ha tenido acceso en exclusiva El Confidencial, el Ministerio del Interior inició un total de 110 investigaciones sobre las actividades de agentes policiales supuestamente corruptos y detuvo a 29 de ellos durante 2004.

Unas cifras que apenas difieren de las registradas por dichas unidades en 2003. Así, ese año se abrieron 115 pesquisas y se detuvo a 25 agentes, de los que 15 eran miembros del CNP y 10 de la Benemérita.

Las estadísticas sobre corrupción policial en poder de este diario desvelan también que más de un 40% de los casos investigados el pasado año estaban relacionados con el tráfico de drogas. Los casos más habituales son los de agentes que permiten la entrada de alijos en España mirando hacia otro lado o que trapichean ellos mismos con los estupefacientes, según miembros de estas unidades consultados por este diario.

Entre prostíbulos y ‘sin papeles’

En el segundo lugar del ranking de la corrupción policial se sitúa lo que en la terminología policial se denomina “actividad extraprofesional”, es decir, realizar escoltas ilegales o proteger edificios a cambio de dinero. Inmuebles que van desde chalés en zonas adineradas a prostíbulos.

Inmediatamente detrás de las “actividades extraprofesionales” se sitúan los delitos relacionados con el tráfico de inmigrantes sin papeles. Tampoco faltan las agresiones sexuales, la venta a empresas privadas de la información de ciudadanos obtenida de las bases de datos, las estafas, los hurtos, las coacciones, los robos, las falsificaciones...

El informe de la Unidad de Asuntos Internos del CNP también desglosa por comunidades las investigaciones iniciadas en 2004. Así, es Andalucía, con 24 casos el año pasado, la que se lleva la palma, sobre todo las provincias de Almería, Málaga, Jaén y Granada -agrupadas en el organigrama policial en la Jefatura Superior de Andalucía Oriental-, donde se contabilizan 20 de ellos. Le siguen Madrid, con 18, Valencia, con 13, y la ciudad de Ceuta, con siete.

El resto de las Jefaturas Superiores de Policía quedan lejos de estas cifras e, incluso, en cinco de ellas -La Rioja, Murcia, Extremadura, Castilla-La Mancha y Asturias- no se abrió el año pasado ninguna investigación contra los agentes destinados en ellas. Significativos son los casos de La Rioja y Asturias, donde en los últimos cuatro años sólo se iniciaron pesquisas por corrupción policial en una ocasión.

Cómo ‘extirpar’ el problema

Fuentes oficiales insisten en que las cifras de corrupción policial son bajas para un colectivo de 116.000 agentes, entre policías y guardias civiles. No obstante, ambos cuerpos han incrementado en los últimos años el número de efectivos destinados a investigarla. “Si quieres limpiar lo de fuera, tu casa tiene que estar limpia“, reconoce gráficamente un alto responsable policial.

Así, por ejemplo, la Unidad del CNP -creada en 1988 para investigar el llamado caso Venero, nombre de un joyero santanderino que denunció la corrupción policial en plena época del caso Nani- cuenta en la actualidad con cerca de un centenar de agentes. La de la Guardia Civil, que se organizó tres años más tarde, no facilita datos en este sentido.

Uno de estos policías de policías reconoce a este diario que “las cifras de detenciones pueden parecer escasas, pero hay que tener en cuenta que luchamos contra unos delincuentes que no sólo conocen los métodos de investigación, sino que normalmente no necesitan delinquir todos los días. Tienen una nómina. Por eso nuestras investigaciones pueden tardar meses e, incluso, más de un año en culminar”.

Entre las operaciones más relevantes llevadas a cabo por estas unidades destaca la realizada a finales de 2001 por la Policía, en la que se desmanteló una bolsa de corrupción de ámbito nacional dedicada a la venta de datos confidenciales a empresas privadas.

Veinte policías fueron procesados y otros 60 más resultan imputados en una investigación que afectó a diez plantillas policiales desde La Coruña hasta Sevilla, pasando por Gijón, Barcelona, Madrid y Alicante. La muerte del policía muerto la noche de Reyes en Madrid ha vuelto a sacar a la luz el lado oscuro de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici
Go to top of page