In memóriam Santos PDF  | Imprimir |  E-mail
dijous, 17 març de 2011
Pilar Rahola

Si la medalla al mérito policial no se da a los agentes en una situación como esta, ¿cuándo se da?

Hoy hace diez años. Como cada 17 de marzo, sus familiares y sus compañeros se trasladarán hasta Roses, harán una misa y dejarán flores en el monolito que recuerda la tragedia. Y un año más reclamarán a las autoridades que los policías que participaron en aquel suceso reciban la medalla al mérito policial, honor que, hasta ahora, no les ha sido concedido. Los hechos llevan el sello de la brutalidad de ETA y empezaron a las 22.35, cuando ETA avisó al diario Gara de que estallaría un coche bomba en el hotel Montecarlo de Roses.

memorial.policia.cat

Tres minutos después, se recibió la llamada en la central de los Mossos en Roses y 20 minutos más tarde estalló el artefacto de 50 kilos de dinamita y metralla, que hirió a muchos de los policías y mató a Santos Santamaría, un mosso de 32 años que luchaba contra el tiempo para evacuar a toda la gente del lugar, desde el propio hotel hasta bares y restaurantes. La explosión fue tan brutal que la metralla recorrió 250 metros y superó dos edificios de 25 metros de altura. A pesar de la explosión, con Santos gravemente herido y otros policías heridos de diversa consideración, los agentes continuaron ampliando los perímetros de seguridad y desalojando al resto de las personas. Y ello con la amenaza latente de que hubiera una segunda bomba. En menos de veinte minutos, pues, estos policías, tanto los mossos como los agentes de la policía local de Roses, consiguieron desalojar a 500 personas, muchas de ellas turistas de edad avanzada y con enormes dificultades de comprensión lingüística, y pusieron en riesgo sus vidas, perdieron a un compañero y evitaron una masacre. Y nunca se les ha reconocido su valentía y profesionalidad.

Sólo una triste felicitación colectiva en el Dia de les Esquadres, el mismo día en que otros, a menudo jefes de administración de las comisarías (encargados, pues, de acciones meramente logísticas) reciben medallas al mérito policial. Ni el convergente Xavier Pomés, ni la socialista Montserrat Tura, ni el iniciativo Joan Saura consideraron necesario, año tras año, reconocer el trabajo ejemplar y el enorme riesgo que padecieron estos policías, ni al compañero que perdieron, ni la tragedia mayor que evitaron. Si la medalla al mérito policial no se da a los agentes en una situación como esta, ¿cuándo se da y a santo de qué? ¿Cómopueden explicarlo los distintos políticos que han gobernado Interior? Y si estos agentes no merecen la medalla al mérito, ¿pueden explicar los motivos por los que la tienen algunas otras personas? Hoy hace diez años que murió un joven policía porque hacía su trabajo asumiendo el riesgo y salvando vidas. Diez años de recuerdo de sus compañeros y… diez de olvido de la administración. Quizás ya sería hora de que un conseller reparara ese desprecio y otorgara la merecida medalla. Llega tarde, cierto, pero nunca es tarde para hacer lo correcto.

< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici arrow Funció pública i Seg. laboral arrow In memóriam Santos
Go to top of page