Mando único policial en la calle Lleida PDF  | Imprimir |  E-mail
dimecres, 01 juny de 2005
La Vanguardia

La Guardia Urbana y los Mossos d´Esquadra actuarán como una policía metropolitana

XAVIER MAS DE XAXÀS - 01/06/2005
BARCELONA

La lógica del servicio se ha impuesto a las diferencias políticas y a partir de noviembre los ciudadanos de Barcelona dispondrán, a efectos prácticos, de una policía metropolitana que funcionará como un único cuerpo de casi 5.000 agentes dirigidos conjuntamente desde la antigua sede de los bomberos en la calle Lleida.

Aunque oficialmente la Guardia Urbana y los Mossos d´Esquadra mantendrán su autonomía, con la duplicidad de funciones que ello comporta, no habrá ninguna distinción entre un cuerpo y otro a la hora de formar la primera línea de choque contra la delincuencia. "No sólo es que vayamos a repartirnos bien el trabajo, sino que no habrá distinción entre unos y otros a la hora de velar por la seguridad ciudadana", afirmau n alto mando de la Guardia Urbana testigo de los 20 años largos invertidos en debatir acerca del mejor modelo policial para Catalunya.

"La policía integrada y con competencias en toda el área metropolitana es la que mejor puede garantizar la seguridad -afirma un agente con 25 años de experiencia-. Si los políticos han querido que Barcelona tenga dos cuerpos, ellos tendrán sus razones, pero los profesionales nos hemos organizado como si mossos y urbanos fuéramos lo mismo. Estudiamos en la misma academia. No tiene sentido que sea de otra forma".

La antigua sede de los bomberos en la calle Lleida alberguará el mando colegiado. Mossos y urbanos negocian estos días el reparto del espapacio. La Guardia Urbana trasladará allí las pantallas y los ordenadores que ahora tiene en su sede central y que le sirven para controlar el cuerpo. Sobre un gran mapa electrónico de Barcelona se aprecia el movimiento de los coches patrulla. Un color identifica la tarea que está realizando. Es un gran tablero de ajedrez y el jefe de sala mueve las piezas en función de las emergencias que transmite el 092.

Esta operatividad será casi la misma con los Mossos en la calle a partir del 1 de noviembre. El jefe de sala podrá ser tanto un mosso como un guardia y utilizará todos los recursos a su alcance. No habrá distinción entre un coche patrulla de los Mossos y uno de la Guardia Urbana.

Los vehículos de ambos cuerpos, además, estarán conectados por radio. El Ayuntamiento se ha gastado 2,3 millones de euros para dotar a las patrullas de la Guardia Urbana, así como a los bomberos, de un sistema de radio digitalizado igual al que utilizan los Mossos. Esto permitirá que los agentes de cada cuerpo se comuniquen entre sí sin tener que pasar por centralita, y garantizará una mejor protección de las conversaciones. Las conexiones también serán más estrechas y efectivas con los bomberos y los servicios de emergencia de la Generalitat.

La Unión Europea obliga a las grandes ciudades a unificar los servicios de emergencia y los cuerpos policiales. A los ciudadanos de-be bastarles con un solo número, el 112, para pedir la asistencia de la policía, los bomberos y los equipos médicos. Sin embargo, esta integración, que ya funciona en Madrid, deberá esperar en Barcelona. En la sede de la calle Lleida está previsto que, de momento y de acuerdo con las negociaciones en marcha, sólo haya mossos y urbanos.

El edificio, que ya albergó los mandos responsables de la seguridad durante los Juegos Olímpicos, apenas necesita reformas. "Está en buen estae conómico. do -afirma un guardia urbano familiarizado con los pormenores del traslado-, pero no reúne las condiciones para incorporar a bomberos y equipos de emergencia".

Que mossos y guardias actúen como una policía metropolitana puede no impedir que los delincuentes sigan reincidiendo con facilidad. "Prestar atención, proteger y vigilar, desgraciadamente, sirven de muy poco", asegura un veterano de la Guardia Urbana. "Mientras las leyes no acompañen la labor policial no habrá nada que hacer", añade. "No hay forma de erradicar los pequeños delitos y ataques contra el civismo porque el código penal es muy permisivo, mucho más que en países de tradición democrática tan sólida como Francia, Alemania, Gran Bretaña y Suecia", afirma un miembro del cuerpo. "Limpias, grafiteros, trileros y tironeros seguirán teniéndolo igual de fácil para salir en libertad", añade.

El pronunciamiento del Parlament de Catalunya en el 2002 a favor de un código penal más duro con los reincidentes aún no ha tenido una traducción práctica.

Los casi 5.000 policías con que contará Barcelona suponen que cada agente prestará servicio a 300 ciudadanos, algo por encima de la media de la UE, que es de un agente por cada 250 personas.

La falta de agentes, sin embargo, no preocupa tanto a los profesionales de la policía como la duplicidad de servicios. "Si hoy se produce un incendio -explica un agente-, lo más probable es que cuando llegues al lugar te encuentres con Policía Nacional y Mossos, además de varias ambulancias. Es evidente que un despliegue así desprotege otras zonas". Esta descoordinación es la que intentará solventar el mando colegiado.

La duplicidad de servicios es más acusada en las oficinas que en la calle. Si el área metropolitana de Barcelona dispusiera de un sólo cuerpo en lugar de dos, la Administración podría ahorrar cerca de 2.400 agentes y 66 millones de euros al año en sueldos, según afirma Víctor Argelaguet, responsable de la web sindical de la policía (www.webpolicial. org), un foro que recoge las opiniones de los agentes y la actualidad de los cuerpos.

Arguelaguet considera que Barcelona debería tener un solo cuerpo de policía, del mismo modo que sólo tiene un cuerpo de bomberos y no dos, uno a cargo de la Generalitat y otro del Ayuntamiento. Argelaguet, que es agente policial, afirma que la división obedece únicamente a criterios políticos y tiene un elevado coste"Barcelona dispondría de una Guardia Urbana con muchos más recursos si su financiación dependiera de la Generalitat y no del Ayuntamiento", asegura un agente que lleva más de 25 años en el cuerpo. "Hay cuarteles que se caen de pura pena y coches que no sirven para nada. Mejor que no te toque perseguir a nadie porque te matas".

El Ayuntamiento, consciente de estas deficiencias, ha decidido invertir 6,6 millones de euros en adquirir 140 nuevos vehículos, lo que supone un tercio del parque móvil.

El alcalde Joan Clos y responsables del PSC como Miquel Iceta, viceprimer secretario del partido, se han pronunciado más de una vez a favor de una única policía metropolitana en Barcelona, que diera servicio, asimismo, a los municipios vecinos. Este modelo, sin embargo, no está contemplado en la Constitución.
< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici
Go to top of page