Las ciencias forenses bajo una nueva luz PDF  | Imprimir |  E-mail
diumenge, 18 abril de 2010
Juan Carlos Jerez

ImageDe la misma forma que la aplicación de las técnicas de análisis genético del ADN han supuesto un paso trascendental en la evolución de las ciencias forenses en la última década, la utilización de las nuevas tecnologías están permitiendo también avances muy significativos en la investigación criminalística. La tecnología 3D, hasta ahora empleada para la representación y simulación de escenarios o recreación de accidentes, puede y debe convertirse en algo con mucho más valor que el meramente ilustrativo.

La tecnología 3D facilita enormemente algunas de las tareas más delicadas de la investigación criminal pero, fundamentalmente, ofrece estándares de calidad y precisión de alto valor pericial. De entre estas tecnologías 3D, sin duda la que presenta un mayor potencial para su aplicación en el campo de la investigación forense y criminalística, es la tecnología llamada de “luz blanca”.

Tal como explican los responsables de la empresa catalana pionera en este campo, nub3d, el proceso de adquisición de la información 3D se realiza utilizando la técnica denominada triangulación por luz blanca estructurada.

Sobre la superficie de la pieza que se pretenda escanear se proyectan una serie de franjas luminosas verticales blancas y negras. La información tridimensional se obtiene analizando la deformación que las líneas proyectadas sufren al reflejarse sobre la superficie del objeto. Una cámara integrada en el cabezal de medida captura una serie de imágenes en las que se observa la pieza y la deformación que sufren las líneas de luz.

Este proceso de proyección y adquisición de las imágenes se realiza en pocos segundos. A partir de estas imágenes se calcula una nube de puntos 3D (coordenadas x, y, z) de la superficie del objeto. El resultado: la digitalización en tres dimensiones del objeto escaneado, a una precisión de micras (1.4000.000 puntos captados en una superficie de 340mm x 240mm).

De los moldes de escayola a los moldes digitales

Las aplicaciones de esta tecnología en el campo forense son innumerables. Desde la construcción de moldes virtuales o físicos de huellas (el mercado ofrece “fotocopiadoras 3D” que reproducen objetos a partir de diversos materiales), hasta la reconstrucción anatómica a partir de restos humanos, pasando por el escaneado de proyectiles o casquillos para su análisis balístico.

Ejemplo impresión 3D de una obra de arte



Al preguntar a los creadores de esta tecnología de luz blanca por la diferencia con otras técnicas, éstos explican que la mayor diferencia es la nula afectación de la proyección de luz blanca sobre las superficies u objetos escaneados, al no existir contacto alguno. Al contrario que las soluciones tradicionales que utilizan materiales que contactan físicamente con el objeto de la investigación.

Un ejemplo muy gráfico de estas diferencias sería la toma de una huella de calzado en una superficie nevada. Con las soluciones clásicas de escayola o productos similares, el contacto del líquido caliente sobre la huella, la destruiría. En cambio el escáner de luz blanca en 3D obtendría un resultado de una integridad y precisión absoluta.

Respecto a las diferencias con otras tecnologías de escaneado, como el láser, por ejemplo, la diferencia principal está en la velocidad de digitalizado, siendo mucho mayor la velocidad del escáner de luz blanca. Virtopsia: la autopsia virtual De la misma forma, por la precisión y por la ausencia de contacto con el cuerpo a escanear, se comprende que estas técnicas son extremadamente útiles para tratar objetos de alto valor artístico, pruebas muy perecederas, o restos humanos.

Recientemente, el Instituto de Medicina forense de la Universidad de Berna, en Suiza, ha desarrollado su propio proyecto de utilización de las técnicas de escáner 3D de luz blanca para la investigación forense.

El proyecto, patentado, ha sido bautizado como “Virtopsia”, una nueva palabra para definir las autopsias virtuales que sustituyen la autopsia estándar con procedimientos mínimamente invasivos en muchas áreas de la patología forense.

Se trata, tal como indica esta fundación suiza en su página web2, de un proyecto multidisciplinar que incluye las ciencias forenses, de diagnóstico por imágenes, resonancia magnética nuclear, la informática y la telemática, así como la biomecánica. Los avances en la adquisición, documentación e interpretación de los hallazgos morfológicos en patología forense dará lugar a un aumento en el valor de los forenses - evidencia patológica ante los tribunales.

Otras aplicaciones en el campo de la seguridad

La aplicación más habitual de la tecnología del escáner 3D de luz blanca es la reproducción (a escala o real) de objetos. Esto permite “guardar” en el disco duro del ordenador, en un cd o un simple pendrive, el “ADN” de una joya, de una pintura, de una escultura o de un objeto valioso.

Ese proceso permite conservar copias de un original por si se diera el caso de su destrucción o desaparición o también puede facilitar la exposición de réplicas en aquellos casos en que la seguridad de los originales esté comprometida.

De cara a la prevención de falsificaciones o de robos de obras de arte, el escáner 3D de luz blanca, es una opción de máxima seguridad, ya que la simple digitalización de una sección de la obra serviría como “huella digital” que facilitaría la identificación de un original o la denuncia de una copia.

2010 © Juan Carlos Jerez, publicat a http://escribientedeservicio.blogspot.com

Següent >
webpolicial » Inici
Go to top of page