La Urbana detenía a 500 delincuentes menos en Lleida con los guardias de barrio PDF  | Imprimir |  E-mail
dissabte, 17 octubre de 2009
Recull de premsa: La mañana

La alarma social que han provocado las diversas asociaciones de vecinos ante la presunta falta de seguridad en los barrios de Lleida no atiende a ningún criterio objetivo según revelan diversos estudiosos del área de criminología y política criminal consultados por este rotativo. Las mismas fuentes aseguran que las normativas municipales junto al incremento de efectivos de la policía local y el dejar “atrás prácticas anacrónicas como la policía de barrio ha hecho que Lleida sea una ciudad segura”. Con policía de barrio se realizaban 176 detenciones al año; sin ella, y en 9 meses 650.

Precisamente, muchos de los dirigentes vecinales solicitan el retorno de los agentes de barrio. Es decir, la misma política policial que se utilizaba en la ciudad en 2006 y que supuso que los agentes de la Guardia Urbana de Lleida llegaran a realizar hasta 176 detenciones. Una gran cifra para una ciudad como la nuestra y un año en que los agentes pusieron entre las cuerdas a aquellos amantes de lo ajeno o aquellos que decidieron vivir al otro lado de la legalidad. Por aquel entonces, muchos de los agentes patrullaban en solitario y sin otro medio de trasporte que las suelas de sus zapatos. Era el agente que conocían los niños al salir de la escuela y que saludaba a los comerciantes.

En realidad, una gran actuación policial si no fuera porque Lleida cuenta con más de 130.000 habitantes empadronados sin contar a todos aquellos que trabajan en la ciudad y aquellos delincuentes que utilizan la capital del Segrià como campo de operaciones.

650 detenciones en nueve meses

Hay veces que los números realmente cantan, y ésta es una de ellas. En los nueve primeros meses de este año, la Guardia Urbana ha realizado más de 650 detenciones. Atrás quedaron los policías municipales que caminaban y caminaban. Ahora gracias a que la Guardia Urbana de Lleida ha adoptado otras políticas de seguridad ciudadana los resultados, es decir las detenciones, son muy superiores. Diversas normativas han conseguido quitar de las calles focos de conflictos como la prostitución y los ejecutores de esas normativas no son otros que los agentes de la urbana.

Los estudiosos de criminología consultados aseguran que gracias a la implementación de otras técnicas policiales los agentes pueden llegar al lugar donde se está llevando a cabo un conflicto en cuestión de segundos.

El control de las zonas urbanas

Las mismas fuentes aseguran que anteriormente los agentes que iban a pie controlaban una zona concreta y a la “vez eran controlados por los delincuentes”. Ahora muchos de los agentes van encima de motocicletas por lo que el “caco” tiene verdaderos problemas para controlar al agente que además puede desplazarse en cuestión de minutos a la otra punta de la ciudad si su servicio fuera necesario.

Un sindicato de la Guardia Urbana consultado por este rotativo asegura que sería una vuelta atrás volver a políticas como la de agente de barrio. “Y más teniendo en cuenta de que muchos de esos agentes patrullaban en solitario lo cual no garantizaría ni su propia seguridad”. También hay que tener en cuenta que en la actualidad el cuartel se sitúa en Gardeny lo cual no sería muy operativo para preservar la seguridad de Lleida.

Las fuentes consultadas por este rotativo aseguran que las denuncias de los dirigentes vecinales pueden estar originadas por una percepción errónea. Los números en realidad cantan: En el año 2006 se realizaron 176 detenciones, en los nueve primeros meses del año 2009 se han realizado más de 650.

AQUEST ARTICLE HA ESTAT PUBLICAT AL DIARI LA MAÑANA DE LLEIDA.

< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici arrow Funció pública i Seg. laboral arrow La Urbana detenía a 500 delincuentes menos en Lleida con los guardias de barrio
Go to top of page