INCIVISMO: ¿TOLERANCIA O INEFICACIA? PDF  | Imprimir |  E-mail
dissabte, 22 octubre de 2005
La Vanguardia

10/09/2005


¿Quién puede poner en duda que hay un problema de civismo y que tiende a agravarse? Al propio tiempo, este problema de magnitud singular y que preocupa mucho a los ciudadanos se suele atribuir al efecto de una cierta tolerancia municipal. La verdad es que yo preferiría que así fuera, ya que todo resultaría mucho más sencillo: se orilla la tolerancia mal entendida y desaparece el incivismo. Pero no es así, ya que el fondo de la cuestión es la ineficacia. Una prueba de ello es que se creyó que una simple campaña publicitaria iba a permitir que los incívicos volvieran al redil; y lo que es peor: se consideraba que una vez informados y avisados los ciudadanos, ya se podría pasar a la acción represiva. El Ayuntamiento ha comunicado así la impresión de que, emitidos los anuncios, era ya lícito multar. ¿Por qué el Ayuntamiento necesitaba psicológicamente cargarse de esta razón? Lo ignoro. Y es sabido que quienes en la infancia y al comienzo de la adolescencia no incorporaron un determinado bagaje moral, por ejemplo el de los valores cívicos y de la convivencia urbana, luego ya no están a tiempo de recuperar lo perdido y en su inmensa mayoría son impermeables a los mensajes que en este sentido puedan recibir. De ahí que en adelante ya no actúen por convicción, sino simplemente para evitar las consecuencias que conlleva conculcar la legalidad. Así pues, resulta fundamental la presencia y acción de la Guardia Urbana, y nada la puede substituir. Ha sido un error manifiesto no haber dado a este cuerpo la relevancia que merece. Que su presencia no sea patente en la calle ha resultado funesto, pues ha dado alas a los incívicos, que así pueden campar por sus respetos, lo que encima crea proselitismo. Y a tan ominosa ausencia hay que sumarle la impresión de que los contados que están en la calle no vigilan como debieran. No creo que la confianza universal que el alcalde deposita en los Mossos haya servido precisamente para animar a los guardias urbanos. Hay capacidad para reaccionar: estamos a la espera. / LL. P.
< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici
Go to top of page