Heroi: PDF  | Imprimir |  E-mail
divendres, 24 juliol de 2009
Persona que es distingeix pel seu alt coratge, per la seva fortitud en el sofriment.

ImageLa Vanguardia │Ramón Solsona

La portada de La Vanguardia del miércoles me llegó al corazón. Resumía la tragedia de los bomberos fallecidos en Horta de Sant Joan en este titular: "Muerte heroica". Estas palabras me hicieron revivir un episodio de mi infancia, uno de los más antiguos de mi memoria. Yo tenía 6 años, y dos compañeros míos de parvulario, Carreras y Filella, hijos ambos de bomberos, se quedaron huérfanos porque sus padres perecieron en acto de servicio.

Se habían quedado sin oxígeno en un pozo. La senyoreta Elena, que era una gran maestra, tuvo una reacción extraordinaria. Nos explicó qué era un héroe. No lo he olvidado jamás. Un héroe es el que da la vida por los demás. Los bomberos son héroes porque salvan a los demás antes que a sí mismos, como los padres de nuestros condiscípulos. Eran amigos con un vínculo tan fuerte que uno murió por salvar al otro. Desde aquel mismo momento Carreras y Filella quedaron aureolados con el prestigio de la máxima expresión del amor al prójimo.

Gracias a la hemeroteca de La Vanguardia he conocido los detalles del suceso. Este diario comentó el accidente y su repercusión tres días consecutivos. Primero los hechos, luego la instalación de la capilla ardiente en el cuartel de la calle Provença y, finalmente, el sepelio, con una impresionante fotografía en la portada que mostraba los dos féretros portados a hombros de los compañeros y el gentío que llenaba la calle. Lo de la muchedumbre no es un detalle menor. En las crónicas encuentro datos reveladores. Carreras fue el primero en bajar y, al no dar señales desde abajo, Filella fue en su busca. Bajaron luego otros bomberos "tras tomar las debidas precauciones" y, aun así, cinco fueron evacuados en ambulancia porque les había afectado la intoxicación. Otros datos: Carreras (34 años) era hermano de bombero y Filella (33 años) era hijo de bombero. Algo místico debe de tener esta profesión tan antifamiliar para que el fervor se transmita de padres a hijos, de hermano a hermano. Quizás porque la expresión acto de servicio no es una frase hecha como tras tantas. Encierra toda una filosofía, una actitud.

A mi ex compañero de parvulario Salvador Carreras lo veo de tarde en tarde y, a pesar de los años transcurridos, le reconozco siempre la superioridad moral que con justicia le atribuyó la senyoreta Elena. Desde aquel día de 1956, para mí todos los bomberos son Carreras y Filella y me duele que a veces se hable de ellos con frivolidad. Barcelona siempre ha profesado un respeto, admiración y una gran estima por los bomberos. Es cierto que no son sutiles ni delicados. Su misión es salvar vidas, con pericia y todo el arrojo que haga falta. La gente que los ha visto trabajar o se ha beneficiado de alguna actuación suya coincide en una misma cosa: son muy valientes.

< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici arrow Funció pública i Seg. laboral arrow Heroi:
Go to top of page