La urbana que hurtó droga se enfrenta a la expulsión PDF  | Imprimir |  E-mail
diumenge, 16 novembre de 2008
La Mañana

ImageLa legislación en materia policial califica la actitud de la agente de la Guardia Urbana que, presuntamente, hurtó pequeñas dosis de droga de algún decomiso para consumirlo en el acto como una infracción grave. Infracción que según el código disciplinario podría ser castigada con un mínimo de un año sin servicio ni sueldo y un máximo que podría ser la expulsión del cuerpo.

La normativa policial en este caso contrasta con la levedad con la que se podría condenar el mismo acto en los tribunales al tratarse de una simple falta de hurto. O lo que es lo mismo, la agente si se enfrentara a un juicio por esos actos podría, si se demuestra su culpabilidad, ser castigada con una multa que como máximo alcanzaría los 200 ó 300 euros. El pasado 6 de noviembre LA MAÑANA publica en exclusiva que la Guardia Urbana ha abierto una investigación por el presunto hurto de sustancias estupefacientes y posterior consumo.

La investigación policial sigue su curso después de que los mandos de la Guardia Urbana consultaran con el Ministerio Fiscal si los presuntos actos de la agente eran delictivos. La acusación pública estudió el caso y aseguró a los agentes que los hechos no eran delictivos y que se limitaban a una mera infracción del régimen disciplinario de la Policía Local de la capital del Segrià.

Automáticamente, desde la Policía Local se abrió un expediente interno, que todavía no se ha cerrado y que se mantiene en absoluto secreto. La agente en concreto ya ha recibido la notificación de que está siendo investigada y los policías continúan intentando averiguar el caso. Caso que con mucha probabilidad acabará con una sanción disciplinaria a la agente. La sanción la interpondrán sus propios compañeros y con toda seguridad será mucho más dura que la que podría interponer un juez de instrucción. La agente podría ser expulsada.

< Anterior   Següent >
webpolicial » Inici
Go to top of page